Skip to content

Por qué eres autónomo y qué necesitas

 

España cuenta ya con más de 3 millones de autónomos en sus filas, un régimen casi exótico allá por los años 80, cuando pertenecían a este ‘gremio’ un discreto 1,9 millón de la población. ¿Perfil mayoritario? Varón español, menor de 40 años que desempeña su actividad profesional en el sector servicios. Pero hay muchos más. Por mi experiencia trabajando con autónomos, hay tantos perfiles como posibles motivos para dejar el ‘circuito asalariado’ y emprender un camino personal.Desde compatibilizar el trabajo con el cuidado de los hijos hasta la ambición de desarrollar un proyecto propio, ganar más o ser dueño de tu propio destino. Da igual. Todos tienen una cosa en común: su tiempo es oro y necesitan simplificar.

Es el caso de José Luis, abogado penalista y cliente de Sage. José Luis pertenecería al grupo de los que llamo autónomos por obligación: su despacho de abogados le pidió convertirse en autónomo. Su propio Colegio le ayudó y después fue todo rodado. Para él, ser autónomo es fácil y barato, según me contó en nuestra última reunión. Ahora lleva una asesoría y tiene a un total de 50 pymes como clientes a su cargo. Se queja de la falta de experiencia “sobre el terreno” del nuevo emprendedor. “Un estudiante de Formación Profesional sabe más que ellos de gestión empresarial”, dijo. Le sonreí. Bueno, precisamente Sage ofrece cursos especiales, para suplir esas carencias.

José Luis pide a las administraciones simplicidad. Que se hagan las cosas de la forma más sencilla. Porque los trámites roban dinero y tiempo que no pueden reembolsar. “Somos –me recordaba– clientes de empresas más grandes. Si se caen las pymes, se cae todo”. Eso es verdad.

Otro tipo es el autónomo freestyle. A este grupo pertenecen los que se acogieron a este régimen buscando compatibilizar su trabajo con la familia o con otra actividad. Es el caso de María Luisa, que dejó la empresa donde trabajaba cuando tuvo a su hijo. Como ella misma me contaba la última vez que nos vimos, su despacho está en su casa. Es cliente de Sage y también gestionar bien el tiempo es una prioridad. Porque, además de cuidar de su familia, es formadora y lleva los negocios particulares de su ex jefe. Para ella, la solución es la movilidad.

El caso de Carlos es igual pero diferente. Abrió su propio estudio de arquitectura. Quería tener un nombre propio, internacionalizarse y ganar dinero. Representa al que denomino el autónomo aventurero. Es el buscador de tesoros, el que lleva dentro el codiciado ADN de emprendedor. Reconoce que, con la crisis, el volumen de trabajo se ha encogido hasta llegar a mínimos. Poco trabajo, admite, pero mucha ilusión y energía positiva. Ve cambios en 2015, una nueva actitud.

Su Colegio profesional no le ayudó con los trámites para ser autónomo y emprender. Tampoco sabían mucho de contabilidad. Aprendieron a palos, me contaba este verano. Menos mal que un software de contabilidad le sacó del apuro.

Otro aventurero es Francisco, economista. Fue director general de una multinacional y antes, director financiero. Hizo un Project Manager Professional, un PMP y se decidió a montar la empresa que ahora es su pequeño negocio familiar. Lo lleva junto a su mujer, que se quedó en paro. Comenta que nuestras aplicaciones, con muchos procesos automáticos, les permiten ganar tiempo.

Tiempo para descansar, para aprender, disfrutar o para dedicarse a la familia, que algún día, si todo marcha bien, podría heredar negocio. De ahí surgen los que llamo el autónomo aprendiz. Son aquellos que trabajan en el negocio familiar. Yo lo hice en su día, durante mi formación, para compaginar estudios con prácticas. Descargando camiones y parando para desayunar un bocata de tortilla, como cualquier trabajador. Las lecciones de la escuela de la vida son las que nunca se olvidan. Y las que, al final, te hacen comprender la realidad. No sólo la tuya, también la de tus personas más cercanas. Las de clientes como Carlos, José Luis o María Luisa. Ellos saben que sé de qué están hablando. Es necesario para ayudar.

 

Loading spinner
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Comentarios

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *