Autónomos y emprendedores, Management y talento, PYMES

¿Qué significa ser un buen CEO?

Compartir
ceo-del-ano

¿Qué es ser un buen CEO? ¿Qué parte de ti hay en los éxitos de tu empresa, y que parte de tu empresa hay en tu modo de gestionar?

Hace poco recibí el reconocimiento de CEO del año en gran empresa otorgado por Club CEO durante su congreso CEO. Yo sé que este tipo de premios son, en realidad, para los equipos al completo; y así lo he transmitido cada vez que me han preguntado al respecto.

Este premio me ha hecho reflexionar, al igual que lo hicieron otros similares a lo largo de mi carrera. ¿Qué significa ser un buen CEO? Especialmente en una empresa de grandes dimensiones, donde parece a veces que el engranaje “gira solo” sin que ningún individuo pueda influir mucho en él, ¿en qué consiste nuestro papel?

Según la entidad que nos otorgó el premio, los CEO llevan a sus empresas “a nuevos niveles de innovación y crecimiento”. Así que, en primer lugar, un CEO tiene que estar dispuesto a cambiar las cosas aunque esto conlleve un cierto riesgo, a abrazar la evolución. Si se conforma, cómodo, con aquello que funciona, la empresa se quedará atrás; porque lo que es excelente hoy no lo será mañana; quizá no sea ni siquiera suficiente. Tenemos la suerte de vivir en un momento en el que las posibilidades tecnológicas nos abren muchas puertas y la formación se ha democratizado. Aprovechemos eso para usar la tecnología a nuestro favor, para aprender unos de otros y ser así, cada vez, un poco mejores en lo que hacemos.

Creo firmemente que no hay atajos. Que los que consiguen llevar a sus empresas a otro nivel lo hacen gracias a que sienten una pasión real por su profesión, por su empresa y por sus proyectos. Y, sobre todo, son directivos que ponen a las personas en el centro de todas sus decisiones.

Club CEO también menciona el papel posterior que tienen esas empresas evolucionadas para incidir en sus respectivos sectores, para “alterar el paradigma de la industria”. En mi libro, Viaje al centro del humanismo digital, también establezco esa sucesión de esferas concéntricas en las que los individuos (CEOs y otros profesionales) influyen en la empresa y la empresa influye en la sociedad.

Así, un liderazgo fuerte e innovador es aquel que consigue llevar a su compañía a desarrollar todo su potencial, a estar allá donde su propio valor se merece. Un buen CEO no puede hacer esta labor si no cuenta con una buena materia prima (una compañía con un verdadero valor y un equipo humano destacable), del mismo modo que una compañía que sí cuente con todo eso no puede alcanzar su potencial si no cuenta con un CEO que lleve la batuta, allane el camino y tome las decisiones adecuadas.

Quiero dar la enhorabuena a los otros ganadores:

  • Javier Argente de Távola News y AR Vision (CEO del año de Pyme )
  • José Muñoz, del Grupo COPESE (CEO del año de empresa familiar)
  • Guillermo Vicandi de BNEXT (CEO del año de empresa joven)
  • José Moro de Bodegas Emilio Moro y Cepa 21 (CEO del año en comunicación e influencia)
  • Miguel Angel Rodríguez Caveda, de la agencia 3AW (CEO internacional del año)
  • Raúl Alelú Paz, de la Fundación Canis Majoris (CEO en acción social del año)

Para terminar, os dejo el enlace a una entrevista que me hicieron en Intereconomía con motivo de esos premios.

¡Gracias a Club CEO por el reconocimiento y a todo el equipo de SAGE por hacerlo posible!

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

CEO de Sage para España y Portugal. Mi pasión es hacer crecer negocios, PYMES y personas a través de digitalización, innovación y liderazgo. Mi último libro trata sobre #humanismodigital.

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*