Digitalización, Humanismo digital

Tendencias tecnológicas para 2020: mi apuesta definitiva

Compartir
tendencias-tecnologicas-para-2020-mi-apuesta-definitiva

En 2019 pudimos observar cómo la tecnología avanza vertiginosamente y transforma las operaciones de TI, los modelos de negocio y los mercados a la misma velocidad. Las tendencias se van encadenando cada año, mejorando las prestaciones existentes e incorporando elementos disruptivos. El año anterior, la experiencia digital, las analíticas, la nube, la cadena de bloques, la realidad digital y las tecnologías cognitivas cobraron un protagonismo que hoy se sigue manteniendo. 

Estas innovaciones también han traído riesgos cibernéticos que tienen implicaciones de seguridad y privacidad sobre las empresas y la sociedad. Los ataques han aumentado y se han encrudecido. Por ello, uno de los desafíos planteados este año consistirá en garantizar la recuperación total de cualquier dato crítico que se haya visto comprometido.

He seleccionado alguna de las tendencias que me han parecido más relevantes para este comienzo de década, basándome en los estudios de TrendForce, Gartner, Udemy y Veeam. Empezaré por dos que en 2019 comenzaron a abrirse camino: la nube pública y las tecnologías cognitivas. 

LA NUBE PÚBLICA

La nube pública se puede entender como el conjunto de servicios informáticos ofrecidos a los usuarios a través de internet. El proveedor de servicios se responsabiliza de la administración y mantenimiento de la infraestructura que sustenta la nube y el usuario solo paga por los servicios usados.

La nube representa un servicio en creciente adopción y, en consecuencia, la mejora y sofisticación de esta continuará siendo una prioridad los próximos años. Se estima que el mercado de dichos servicios se incrementará un 17 % en los próximos 12 meses, ya que el 41 % de las cargas de trabajo empresariales se ejecutarán en plataformas de nube pública.

LAS TECNOLOGÍAS COGNITIVAS O INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Las tecnologías de aprendizaje de máquina, la automatización robótica de procesos (RPA por sus siglas en inglés) y el procesamiento natural del lenguaje forman parte de las tecnologías cognitivas o, como se las conoce de forma más común, inteligencia artificial. Pueden ser definidas como aquellas que desempeñan tareas, toman decisiones a partir de información parcial o incierta y logran objetivos que tradicionalmente han requerido inteligencia humana. 

La tecnología de aprendizaje de máquina hace referencia a las técnicas estadísticas que automatizan la construcción de modelos analíticos mediante algoritmos. La automatización robótica de procesos es un conjunto de capacidades que permiten sintetizar grandes cantidades de información y automatizar flujos de trabajo. El procesamiento natural del lenguaje amalgama técnicas estadísticas que analizan, entienden y generan lenguajes humanos para convertirlos en lenguajes de máquina y viceversa.

En lo que respecta a estas tecnologías, el reto para este año es comprender mejor su funcionamiento para aprender a vivir con ellas. Por eso, se venderán más de 750 millones de chips de inteligencia artificial para que se acelere el aprendizaje automático de los dispositivos y se mejore la relación usuario-máquina.

LAS REDES 5G

El año pasado empezamos a hablar de 5G, es decir, de la quinta generación de tecnologías y estándares de comunicación inalámbrica que estará totalmente desplegada en 2021. Su desarrollo permite la navegación ultrarrápida (hasta los 10 gigabits), la baja latencia o bajo tiempo de respuesta de la red (entre 1 y 2 milisegundos de latencia), la ubicuidad de la conexión y la conectividad de un mayor número de dispositivos (1.000.000 dispositivos por kilómetro cuadrado). Estas redes comenzarán a desplegarse durante los siguientes doce meses, si bien la implementación definitiva verá la luz en 2021. Se estima que, en cinco años, el 5G representará el 14 % de las conexiones totales en el mundo y supondrá un ingreso anual de 300.000 millones de dólares.

Esta innovación es realmente disruptiva, ya que será la que potencie y facilite el internet de las cosas, la inteligencia artificial, la realidad virtual y la realidad aumentada gracias a las características que acabo de mencionar. Asimismo, combinará las tecnologías inalámbricas, la informática y la nube para crear una base tecnológica unificada, de manera que se proporcionen servicios más fiables a los clientes. Para aprovechar las oportunidades que traerá esta nueva era de las telecomunicaciones, las empresas deberán cambiar sus equipos de función fija por redes virtuales definidas por software y llevar todas las cosas a la nube, dado que el 5G está basado en la virtualización.

La introducción del 5G en los móviles también se disparará este año, si bien estará ligada al avance real del despliegue de 5G en cada país. 

Y, ya que hablamos de móviles, habrá tendencias relacionadas con nuevas prestaciones como la tecnología combinada con los paneles microLED.

PANELES MICRO LED

Los paneles microLED fusiona las mejores características del LED y del OLED. Para explicarlo de una manera más sencilla, las pantallas de los móviles están hechas de matrices de diodos que se iluminan de diferente forma en función de las tecnología: o se proyecta la luz desde atrás (panel LED) o se iluminan los diodos por sí mismos (panel OLED). 

Con la combinación de ambos, los píxeles tienen iluminación individual, lo que elimina los componentes orgánicos, hace desaparecer la degradación y alarga la vida del panel. Ya se ha conseguido construir un panel LED del tamaño de cada uno de los subpíxeles de la pantalla, y la combinación de MicroLED con otras generaciones de paneles permite la fabricación de pantallas transparentes, flexibles y plegables que probablemente se vean en el mercado este año.

El 5G facilitará la materialización de otras tecnologías que hasta ahora parecían de ciencia ficción como el internet de las cosas o el internet de las destrezas. 

INTERNET DE LAS COSAS

Internet of Things (IoT) o internet de las cosas hace referencia a la interconexión de muchos dispositivos que se reconocen e interactúan entre ellos a través de una red o de internet sin intervención humana. Para que esta tecnología funcione, se requiere que los objetos tengan el hardware necesario para conectarse a una red y una infraestructura de telecomunicaciones que los soporte.

Con la irrupción del 5G, la comunicación de estos dispositivos será casi instantánea por la baja latencia y la velocidad de conexión, ampliando la cantidad de dispositivos que están conectados: este año se alcanzarán los 50.000 millones.

Las aplicaciones que se están empezando a materializar son diversas: 

  • Un frigorífico que sepa la fecha de caducidad de los alimentos y nos avise de los que se están acabando para que compremos más.
  • Una cafetera conectada a un despertador que tenga el café hecho para cuando nos levantamos.
  • Los coches conectados mediante GPS o WiFi podrán enviar a un servidor central la posición exacta y la ruta del coche y obtener información variada. Por ejemplo, datos sobre los establecimientos a nuestro alrededor, las propuestas de ocio existentes dependiendo de la hora a la que nos movamos o la situación del tráfico a tiempo real. Además, esta conectividad podría conseguirque los semáforos se ajusten a la demanda real del volúmen de coches.

INTERNET DE LAS HABILIDADES O DESTREZAS

Este concepto hace referencia a la combinación de la robótica y las redes para virtualizar las habilidades físicas de una parte a otra del mundo mediante dispositivos hápticos: herramientas capaces de simular respuestas táctiles. De esta manera se consigue trabajar remotamente sin necesidad de desplazamiento de equipos ni recursos. La persona que utilice dichos objetos dará órdenes al sistema informático y recibirá una sensación en alguna parte de su cuerpo como feedback

El 5G garantiza que la función requerida bajo condiciones establecidas se realice en el intervalo de tiempo necesario por su conectividad ultrafiable. Asimismo, estos dispositivos necesitan una latencia de extremo a extremo de 1 milisegundo para lograr la transmisión en tiempo real garantizada por el 5G. Si no se alcanzase esta latencia, los usuarios táctiles podrían experimentar ciberenfermedades debido al conflicto entre los sistemas sensoriales y visuales.

Ante la posible automatización del trabajo, lo que pretende esta función es empoderar al ser humano sobre las máquinas: la tecnología seguirá teniendo un papel fundamental pero las órdenes serán dadas por humanos.

Por ello, una de las tendencias fundamentales para este año y los próximos es el humanismo digital. La disrupción tecnológica ya supone un cambio en la estructura organizativa de las empresas: provoca la pérdida de puestos y la aparición de nuevos perfiles. De momento, hay pocas personas que tengan las destrezas que requieren las nuevas profesiones.. De esta manera, resulta necesario reciclar el talento, es decir, dar una formación de calidad en competencias tecnológicas a los trabajadores, ya que es la única manera de conseguir adaptarse al ritmo de las innovaciones tecnológicas que demanda el mercado laboral.

En definitiva, el 2020 nos traerá muchas novedades que nos harán la vida más fácil y agilizarán los procesos empresariales. No obstante, conviene no olvidarse de la importancia de poner al ser humano en el centro de la tecnología y poder así transmitir a las máquinas nuestros valores. 

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

Consejero Delegado - EVP Sage Iberia. Mi pasión es hacer crecer negocios, PYMES y personas a través de digitalización, innovación y liderazgo. Mi último libro trata sobre #humanismodigital.

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*