Management y talento

Mamá, papá, de mayor quiero ser youtuber

Compartir
mama-papa-de-mayor-quiero-ser-youtuber

Hace unas semanas compartí una comida con amigos y formulé a uno de sus hijos una, a priori, inocente pregunta: Gonzalo, ¿y tú en qué quieres trabajar cuando seas mayor? “¡A mí me encantaría ser youtuber, Luis!” me respondió con ilusión.

La rápida respuesta de este niño de doce años esconde realidades que están cambiando nuestra forma de sentir y vivir el mundo y me hizo recordar la XIII Encuesta ¿Qué quieres ser de mayor?, de Adecco. En ella, 2.000 niños y niñas españolas de entre 4 y 16 años explican cómo ven el mercado laboral, las profesiones a las que aspiran, quiénes serían sus jefes ideales y cómo es su visión de la clase política.

Es interesante (y reconozco que en ocasiones muy divertido) leer cómo las nuevas generaciones entienden su entorno y descubrir cómo sus expectativas laborables están cambiando por la penetración de la tecnología en la vida cotidiana.

De mayor quiero ser youtuber

Aunque las aspiraciones profesionales tradicionales como futbolistas, profesores, médico o policías siguen dominando las respuestas de los pequeños de la casa, nuevas ocupaciones se van haciendo hueco en la lista y la profesión de youtuber, que existe desde hace pocos años, ya es la cuarta más deseada por los niños españoles.

De hecho, la expectativa profesional del 5,1 % de los chicos españoles es real para el youtuber mejor pagado de 2018: un niño de siete años que hace reseñas de juguetes en la red social de vídeos y que ha ganado con ellas 22 millones de dólares. Sorprendente.

Me preocupa el bajo interés por la ingeniería y la informática, sólo presente en los niños y con un bajo 3,8 %. La economía digital demanda cada vez más empleos técnicos y las disciplinas STEM son y van a ser las más demandadas ya que reúnen las mejores competencias para desarrollar las carreras del futuro. Debemos promover su curiosidad entre los estudiantes ya que ellos son la fuerza de trabajo del futuro y su empleabilidad depende de su capacidad de dar respuesta a las necesidades empresariales.

En la línea de la empleabilidad me sorprendió gratamente leer que en una entrevista de trabajo el 31,8 % de los niños destacarían sus rasgos personales, un 15,2 % sus habilidades y competencias y un 12,9 % su actitud. El panorama laboral ha cambiado y la formación, que solo la destacaría un 3,5 % de los niños, debe ser complementada con las soft skills, habilidades intangibles, difíciles de cuantificar e insustituibles por una máquina y cada vez más determinantes para conseguir un empleo.

Crece la aspiración emprendedorade mayor quiero ser

La figura del jefe es muy importante para un trabajador y los niños lo tienen claro. Referentes culturales como Shakira llegan a la mente de las niñas y figuras deportivas como Leo Messi a la de los niños cuando hablamos de jefes ideales, pero sin duda la respuesta más relevante es “yo mismo”. El 6,4 % de las chicas y el 6 % de los niños desearían no tener jefes, poniendo de relieve la motivación de emprender.

La presencia de personajes como El Rubius, el youtuber más seguido en España, ponen de nuevo en valor la importancia de las redes sociales y cómo los jóvenes las ven como una ventana y oportunidad profesional. De hecho, mis hijos adolescentes, saben incluso lo que estos youtubers cobran al año y lo que le pagaron en una determinada campaña publicitaria como la de la bebida Fanta de la compañía Coca-Cola.

Inocentes e ingenuos, sí, pero no tanto

La ingenuidad de los niños me sacó más de una sonrisa, como cuando leí que al 27 % les gustaría ganar un salario mensual superior a los 15.000 euros, al 6,5 % de un millón y el 5,6 % querrían que su nómina fuera infinita. Pero descubrí que su inocencia no nubla su juicio cuando de la actualidad política se trata.

Aunque algunos tienen deseos incumplibles para nuestros políticos como “que pongan Disneyland más cerca”, un 12,7 % cree que los políticos deberían luchar contra la corrupción y un 9,1 % crear más empleo. Es muy positivo leer cómo nuestra juventud toma conciencia de la conciliación laboral y se leen peticiones como “que mis padres tengan las mismas vacaciones que yo”.

Finalizo el post con una conclusión y llamada a la acción: los influencers teneis una gran responsabilidad, ya que sois uno de los referentes para nuestros hijos además de una fuente de información y de entretenimiento. Debemos educar en el pensamiento crítico a los más jóvenes para que se orienten en un mundo cada vez más complejo y saturado de ruido para que sean capaces de diferenciar lo verdadero de lo falso y de lo que tiene valor y de lo que no lo tiene.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

Consejero Delegado - EVP Sage Iberia. Mi pasión es hacer crecer negocios, PYMES y personas a través de digitalización, innovación y liderazgo. Mi último libro trata sobre #humanismodigital.

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*