Autónomos y emprendedores, Management y talento, PYMES

Ecosistema startup: los nuevos espacios de colaboración entre emprendedores

Compartir
startup-colaboracion-emprendedores

Un emprendedor que quiera encontrar a otros emprendedores con los que colaborar sabe perfectamente dónde tiene que ir para encontrarlos: en Estados Unidos.

Al primer sitio donde podría dirigirse es a Silicon Valley, centro de referencia para el encuentro entre startups y de startups con grandes corporaciones a la caza de ideas frescas para revitalizar sus negocio, interesadas en unir su marca –potente pero quizá de sabor más tradicional— con marcas incipientes pero con proyectos prometedores. Y si este hipotético emprendedor no encontrase allí buenas opciones para firmar una alianza –algo posible, pero improbable– siempre tendría la opción de probar suerte en alguno de los otros centros tecnológicos que están surgiendo por todo el país.

Dallas, Seattle, Chicago o Miami se postulan ya de firmes candidatas para hacerle sombra a San Francisco como polo de atracción para la innovación tecnológica. Pero no son las únicas: inspiradas por el modelo Silicon Valley, ciudades de todo el mundo se han lanzado a competir en este campo. Por el momento, Tel Aviv despunta como la aspirante más aventajada y no es casualidad, sino fruto de la apuesta del gobierno israelí por la innovación. Zhongguancun en China; Bangalore en India y Londres o Dublín también participan en esta carrera, trabajando duro para ganar posiciones

Por el momento, ninguna ciudad española está en disposición de competir con estos gigantes y salvo el buen tiempo –circunstancia favorable para la creación de este tipo de entornos–, respecto a la innovación tecnológica en nuestro país está todo por pensar, todo por planificar y por construir. Como dice Enrique Lores, presidente de Imaging, Printing & Solutions de HP, “lo que falta es un proyecto de país, decidir qué quiere ser España dentro de 10 años. Elegir tres áreas de negocio en las que queramos ser líderes mundiales y alinear la estrategia de las universidades, los programas de fomento de empresas, de atracción del trabajo a multinacionales”.

Y mientras las administraciones públicas españolas duermen –o en algunos casos comienzan a despertar— la inquieta masa de emprendedores con la que (afortunadamente) cuenta España no quiere dejarlo pasar. Y se han puesto en marcha para preparar el terreno que les permitirá, algún día, germinar, crecer y multiplicarse. De esta voluntad están surgiendo, por ejemplo en Madrid, iniciativas como Tetuan Valley o Chamberí Valley. Están adquiriendo relevancia también los eventos que reúnen a startups con inversores, corporaciones e instituciones relacionadas con el emprendimiento, como el South Summit, organizada por Spain Startup, o como IN3 (IN­Cubed), una serie de conferencias sobre innovación que organiza la Embajada de Estados Unidos y Google for Entrepreneurs junto a asociaciones de emprendedores.

En paralelo a estos grandes encuentros diseñados alrededor de la innovación tecnológica y del emprendimiento, están surgiendo también grandes y pequeñas iniciativas para fomentar el diálogo y la colaboración entre emprendedores, mentores y corporaciones que comparten un mismo sector. Es el caso del Fashion Weekend Lab, que propone a sus participantes un reto: crear en tres días una startup de moda. También propuestas como Logi-ups, evento creado por la plataforma Logistop con apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad, cuyo objetivo es conectar el mercado con startups de logística que, a través de su visión y de su tecnología.

Todos los esfuerzos son válidos, todas las manos son bienvenidas cuando se trata de construir ecosistemas favorables al emprendimiento en España. Y lo mejor es que no existen límites a la hora de innovar para fomentar la colaboración que va a permitir que mercados antes cerrados se abran a las nuevas oportunidades que les brinda la creatividad y la tecnología. Merece la pena que los empresarios con una visión tradicional de sus negocios se sienten a dialogar con los emprendedores que comienzan. Porque una de las claves para el futuro crecimiento de las empresas –pymes y grandes corporaciones— radica en aprender a colaborar, en dedicarle tiempo a intercambiar ideas por experiencias. En esta vital tarea todos podemos aportar.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

Consejero Delegado - EVP Sage Iberia. Mi pasión es hacer crecer negocios, PYMES y personas a través de digitalización, innovación y liderazgo. Mi último libro trata sobre #humanismodigital.

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*