Autónomos y emprendedores, Despachos profesionales, Management y talento, PYMES

Tecnología para conciliar

Compartir
tecnologia-para-conciliar

Móviles sobre la mesa. Durante reuniones de trabajo o en un encuentro informal. A todas horas y en cualquier momento. Sin estar del todo pero sin dejar de estar. ¿Es cierto eso que dicen de que las nuevas tecnologías esclavizan más que liberan? ¿Es el hombre digital señor o siervo de su propia criatura? La respuesta, amigo mío, depende de otra pregunta: ¿Vives ya o no en la nueva cultura de la era digital?

No se trata de sentar cátedra sobre un dilema que, en realidad, se está planteando la sociedad en este mismo momento. Más cuando tiene que dirimirse tanto en el plano laboral como en el personal.  Mi objetivo es reflexionar en voz alta y proponer soluciones. Para integrar lo mejor posible vida y tecnología. Para que ésta sirva, realmente, como herramienta para conciliar y mejorar la productividad.

Creo que está claro que las nuevas tecnologías, en sí mismas, no tienen la culpa de nada. Son avances, su misión es ayudarnos a avanzar. Y no puedo negarlo: en mi forma de pensar, en mi desempeño diario,  la tecnología es un elemento esencial. Me viene de familia. Mi abuelo fue de los primeros en hacerse con un telex, antecesor del fax. Aunque el retraso tecnológico del resto de sus contemporáneos le dejara prácticamente sin interlocutores con los que interactuar. No importaba. No importa. Lo relevante de todo esto es la voluntad. Apostar por innovar.

Dicho esto, pasamos a la parte difícil: proponer soluciones para no ser esclavos de la tecnología sino utilizarla para mejorar. Smartphones, tablets y programas informáticos son 24/7: están disponibles 24 horas al día los siete días de la semana. Las personas no. Necesitamos descansar, dedicar tiempo a la familia, al ocio. Y además trabajar.

La clave de las posibles soluciones pasa por educarse y educar. Por entender, a todos los niveles, en qué consiste la nueva cultura de la era digital. Los ejes profesional y personal deben equilibrarse. La tecnología nos puede ayudar, pero siempre siendo disciplinados con nosotros mismos en su uso y contando con protocolos empresariales a la hora de trabajar.

Este sería mi consejo. A cada persona o empresa le toca decidir en su caso. En cierto sentido, es un dilema similar al planteado por Marta Michel, directora de Yo Dona, en su último editorial: ¿deben las mujeres profesionales seguir el ejemplo de Marissa Mayer, consejera delegada de Yahoo, y volver al despacho 15 días después de un parto o defender con hechos los derechos que tienen ya? Coincido con Michel: Lo importante es que existan esos derechos. La decisión personal.

Pero ¿conciliar y a la vez mejorar la productividad es posible? Con la tecnología sí. Y lo puedo demostrar. En Sage, gracias a la telepresencia, hemos reducido un 30% la necesidad de viajar: menos gastos y más tiempo disponible, ergo mayor productividad. ¿Y el autocontrol en el uso de las nuevas tecnologías? También es posible. Me pongo por caso. Puede que, en alguna ocasión, como a todos, me toque trabajar de más. Pero, al terminar la jornada, dejo de enviar correos a mi equipo. Necesito, necesitan desconectar. Eso también es urgente, clave de productividad.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

Consejero Delegado - EVP Sage Iberia. Mi pasión es hacer crecer negocios, PYMES y personas a través de digitalización, innovación y liderazgo. Mi último libro trata sobre #humanismodigital.

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*