Autónomos y emprendedores, Digitalización, Management y talento, PYMES

Mujeres directivas y emprendedoras en la era digital

Compartir
mujeres-directivas-y-emprendedoras-en-la-era-digital

 

El mundo está en plena transformación digital y calentando motores para entrar en lo que ‘The Economist’ llama la tercera revolución industrial. Es un buen momento para que, tanto las personas como las empresas y organizaciones, revisemos nuestros esquemas respecto a la parte más humana del cambio: todo lo que se refiere a emprendimiento, liderazgo, organización del trabajo o gestión del talento.

Merece la pena plantear esta reflexión con un enfoque global. Pero, sobre todo, resulta revelador hacerlo de forma diferenciada por colectivos.  Así lo ha demostrado Womenalia,  una red profesional en la que participan casi 300.000 mujeres y que acaba de presentar el I Observatorio de la mujer profesional.

Según Pilar Roch, directora internacional de Desarrollo de Negocio Womenalia, los datos de este estudio muestran, en su panorámica de la realidad, que la era digital esta resultando ser un entorno apropiado para el avance de la mujer en el mercado laboral. No sólo porque los sectores más digitalizados de la economía –que son los que más crecen– ofrecen los entornos más diversos e integrados. También porque capacidades como la de asimilar informaciones de diferentes fuentes, analizarlas y sintetizarlas son vitales en el nuevo entorno. Y estas, según Pilar Roch, se encuentran especialmente identificadas en el talento femenino.

Estos buenos augurios ya se están vislumbrando también a nivel sectorial. En el ámbito de las pequeñas y grandes empresas de comercio electrónico, según el observatorio,  las mujeres en alta dirección son el 12%, porcentaje que supera en siete puntos a la media nacional. Hablamos de un sector que crece cada año un 25%. No está nada mal.

También despuntan cambios llegados con la digitalización en el campo de los Recursos Humanos, un área definitivamente estratégica en la era digital.  En el 41% de las empresas, el 90% del departamento de Recursos Humanos está compuesto por mujeres. Mayoría. En la gestión del talento hoy, el 33% de las direcciones las ocupan ellas, con ejemplos de éxito como el de Susana Hidalgo, chief people officer y organizational development manager de Sage. Es nuestra compañera y como no, candidata preferida para ganar en los I Premios Mejores Iniciativas y Talento Women at RRHH.  Aquí pueden conocer los motivos que avalan su candidatura e incluso, si quieren, votar.

Pero, a pesar de los avances y de las mejoras que están por venir, no nos engañemos: queda mucho por caminar. Mucho que levantar. Tener que estar hablando de buscar la igualdad en el siglo XXI, de techos de cristal, es ya de por sí una triste realidad. La entrada de la mujer en los puestos directivos no sigue un ascenso lineal, no esá siendo una clara evolución de la sociedad hacia posiciones más equitativas, justas. Más bien describe una carrera llena de subidas y bajadas.

Aún representando el 45% de la masa laboral, sólo el 17% de los miembros del consejo de administración son mujeres en las empresas que cotizan en bolsa, en las que no cotizan son aún menor cantidad. Y sólo hay un 5% de mujeres CEO. Por capacidad y ganas, desde luego, no será.

En el campo del emprendimiento la situación no pinta mucho mejor. A pesar de que en España contamos con líderes con proyectos interesantes y formadas –no hay que olvidar que el 56% de las plazas universitarias están ocupadas hoy por mujeres–, en 2012 sólo se contabilizaba un 23% de mujeres emprendedoras.

Y un dato: las menores de 40 años representaban el 10% y las que superan esa edad suponían el 23%. No creo que se trate de un problema cultural, sino de proporcionar tranquilidad, de reconocer derechos. Hablamos de no obligar a nadie a decidir entre su vida laboral y personal, de ofrecer oportunidades y permitir aprovecharlas en una organización del tiempo y del trabajo más racional. Productividad y conciliación no tienen por qué ser opuestos. Deben verse, a mi entender, como platos en una balanza que debemos equilibrar. Y la tecnología móvil, en este caso, puede ser una gran aliada para encontrar ese ansiado punto medio.

En el caso de la mujer, con la opción de la maternidad, la tarea de buscar la estabilidad en este balance pesa más. Hay que ponerselo fácil.  Acabemos, trabajando juntos, con el mito de la supermujer profesional que debe llegar a todo sin poder llegar a sentirse plenamente satisfecha en ninguna actividad. Tampoco sirve el mito de la supermujer autónoma emprendedora que no necesita de nadie para trabajar y conciliar. La misión de hombres y mujeres, en este caso, debe ser simplificar, buscar lo efectivo. Allanemos el camino. Así todos vamos a ganar.

 

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

Consejero Delegado - EVP Sage Iberia. Mi pasión es hacer crecer negocios, PYMES y personas a través de digitalización, innovación y liderazgo. Mi último libro trata sobre #humanismodigital.

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*