Autónomos y emprendedores, Management y talento

Las PYMES y Foro de Davos: una convergencia posible

Compartir
pymes-foro-de-davos-convergencia

Llevamos ya varios años denunciando que el Foro de Davos ignora a las PYMES en su agenda y en sus encuentros que tienen lugar a final de cada mes de mes de enero en la ciudad suiza que le da nombre al encuentro. Los datos podemos repetirlos una y otra vez. Datos que demuestran de manera fehaciente la vital importancia de las PYMES para nuestras economías y nuestras sociedades: 2 de cada 3 empleos a nivel global los crean las PYMES, y, en países como España, significan el 99 % del tejido empresarial.

El Foro de Davos podría convertirse en un excelente escenario para debatir la realidad de los pequeños y medianos empresarios. Es evidente que se deben abordar los grandes problemas y retos globales: industria 4.0, cambio climático, el resurgir de los grandes debates geoestratégicos, etc. Ya no podemos permanecer ajenos a todo aquello que significa vivir en mundo global e interconectado. 

Foro de Davos: de lo macro a lo micro

Sin embargo, los líderes políticos y económicos harían bien en dedicar tiempo y debate a lo micro: a las PYMES, a los emprendedores, a las Startups. En definitiva, a la realidad cotidiana de quiénes están levantando a pulso un negocio que ofrece bienes y servicios a la sociedad, que crea empleo y riqueza, y que vertebra el tejido no sólo económico sino social en la mayoría de nuestros países.

Este año está anunciada en el Foro de Davos la presencia de nuestro presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, después de una ausencia prolongada de nuestros presidentes. Tiene una oportunidad inmejorable para hablar de PYMES, autónomos y emprendedores, de poner en valor el enorme esfuerzo que hacen y la necesidad de reorientar el conjunto de las políticas públicas para que las PYMES sean más fuertes y se resuelvan muchos de sus problemas. Cito apenas algunos elementos realmente decisivos en esta materia.

Las problemáticas de la pyme española: la oportunidad de atajarlos en Davos

El primero es la drástica eliminación de la burocracia. Ya hemos comentado en este blog el enorme coste económico en forma de costes directos e indirectos en pérdida de productividad en los que incurre una PYME para atender todos los requerimientos de la Administración. ¿Por qué no se puede abrir una empresa en 24 horas? ¿Por qué los trámites son tan exasperantes, largos y tediosos? Necesitamos una auténtica revolución en forma de digitalización masiva de la administración pública. Si Estonia se ha convertido en un Estado con una administración pública digital en la que se puede hacer cualquier trámite en cuestión de minutos por internet, ¿por qué no podemos imitarles?

El segundo, es una amplia reforma fiscal que permita liberar la capacidad y potencialidad de creación de nuevas PYMES en nuestro país y también que los inversores puedan encontrar más atractiva la inversión en nuestras Startups y nuestros emprendedores. Si el futuro pasa por la industria 4.0, por la inteligencia artificial, por el machine learning o por blockchain, no podemos perder ni un sólo euro de inversión que no está llegando a nuestro país por culpa de una fiscalidad que penaliza la inversión real que crea empleo y riqueza. No sólo es una cuestión económica, trasciende a una cuestión de enorme importancia social: reducir la tasa de desempleo en nuestro país pasa necesariamente por crear más PYMES y más Startups.

El tercero, y no menos importante, es una nueva visión de la formación y la educación que permita a las nuevas generaciones tener lo más pronto posible una cultura financiera, de gestión, de programación y de nuevas tecnologías para que puedan afrontar el reto del emprendimiento y de la creación de PYMES.

En paralelo, hay que abordar el enorme reto de dar formación en estas materias a muchos trabajadores en activo y autónomos que necesitan una fuerte inversión en mejorar habilidades y destrezas para reconvertir sus empresas, digitalizarlas y afrontar los retos de una economía más global, más competitiva y más eficaz. Es necesario una estrategia coordinada público-privada para movilizar recursos en este desafío que tenemos como sociedades.

Apenas queda una semana para que comience el encuentro y el presidente del Gobierno tiene una gran oportunidad de hablar sobre todo ello en el Foro de Davos a finales de enero. Tiene la posibilidad de pedir a los impulsores del Foro que el año próximo se incluya en la agenda una sesión específica para hablar de los problemas y los retos con las PYMES.

Le pedimos que asuma esa responsabilidad. Nos gustaría ver a los grandes líderes mundiales de la política y de la economía discutiendo frente a una audiencia global con pequeños y medianos empresarios. ¿Se lo imaginan? Haremos todo lo posible porque este deseo se convierta en realidad.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal