Digitalización

Zombiness: la especie que no sobrevivirá a la digitalización

Compartir
zombiness-no-sobrevivira-digitalizacion

En mis últimas conferencias he hecho referencia al término Zombiness, que aúna los conceptos de zombie y business, y con el que defino a aquellas empresas y profesionales que no son conscientes de que su supervivencia depende de su adaptación al cambio digital.

En el estudio de la Radiografía de la PYME elaborada por Sage, sólo el 3 % de las pymes nombraron la digitalización como una de sus principales preocupaciones, cifra que aumentó cuando la respuesta estaba sugerida entre las opciones con una valoración en importancia de 6,5 puntos sobre 10. A medio y largo plazo, en un dibujo empresarial español que cuenta con 3,2 millones de pequeñas y medianas empresas con escasa preocupación por el cambio digital, el resultado podría ser un estremecedor escenario de zombiness.

Para no llegar a él, debemos tomar conciencia de que la resistencia al cambio es lo que está llevando a organizaciones y profesionales al estado de zombiness, al limbo entre la vida y la muerte antes de la desaparición total por no haber querido o por no haberse sabido adaptar al medio digital.

Cuatro antídotos para el zombiness

El miedo al cambio es el principal freno a la transformación digital, pero hay cuatro aspectos fundamentales que deben estar presentes en todo proceso de metamorfosis, tanto a nivel personal, profesional como corporativo.

1. Liderazgo

La correcta gestión del cambio es vital para facilitar la adaptación de la compañía y el desarrollo individual de todos los profesionales que la forman. Por ello, la digitalización exige líderes comprometidos que no sólo entiendan qué significa ser y pensar en digital, sino que inspiren a sus equipos a sumarse al cambio.

No podemos olvidar que las personas deben estar en el centro de la transformación digital y deben implicarse en el proceso para convertirse en motor y no en freno. El líder digital debe conseguir su implicación y para lograrlo y aplacar el irremediable miedo la comunicación y la transparencia son dos exigencias fundamentales hacia quienes ejercen el liderazgo en la empresa.

2. Formación

La formación es fundamental en los procesos de digitalización ya que la transformación empresarial no se logra sin la reinvención de las personas y esta pasa, sin duda, por la formación.

Cuando una compañía toma la adecuada decisión de sumarse a la ola de la transformación digital se abre la necesidad de contratar nuevo talento, pero no puede olvidarse del que ya tienen dentro y cuyo conocimiento y experiencia tiene un gran valor. La empresa debe poner al servicio de estos profesionales las herramientas necesarias para desempeñar su trabajo de acuerdo a las nuevas necesidades empresariales y el profesional, por su parte, debe poner la actitud de desaprender y reaprender.

3. Implementación de tecnología

La transformación digital supone implementar tecnología en los procesos que lleva a cabo la empresa. La adquisición de herramientas tecnológicas supone una gran inversión para la empresa y, por ello, la elección de la tecnología adecuada debe ser asumida por expertos y debe responder siempre a las necesidades de la organización.

La digitalización es un proceso que se lleva en varias fases y hay aspectos que no son tan urgentes como lo son las tareas burocráticas, que deben ser digitalizadas cuanto antes por el beneficio que suponen en términos de ahorro de costes y de tiempo y aumento de la productividad.

4. Diferenciación

Con el liderazgo, la formación y la tecnología adecuada, lograrás implementar la mentalidad digital en tu compañía (entendida a nivel tanto individual como colectivo) y, con esta, la gran diferenciación frente a tu competencia.

 

Todos hemos sido testigos de la desaparición de grandes empresas como Blockbuster, claro ejemplo de zombiness, por no haberse sabido adaptar. La transformación digital es una cuestión de competitividad y supervivencia y debe ser entendida como una inversión que llevará a tu negocio a un nivel de productividad y rentabilidad nunca antes experimentados.

Con la revolución digital, como en las grandes revoluciones pasadas, habrá empresas supervivientes y otras que morirán, pero las que seguro que no van a estar mañana serán las que no apuesten por la tecnología para automatizar y cambiar su modelo de negocio. No podemos permitirnos continuar siendo zombiness ya que esta nueva especie, no cabe duda, no sobrevivirá a la digitalización. Y con ello, mis deseos de que vosotros y vuestras empresas estéis llenos de vida.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal