Digitalización, PYMES

Radiografía Pyme 2018, el altavoz de las pequeñas y medianas empresas

Compartir
radiografia-pyme-2018-altavoz-empresas

Ayer fue un día importante para todo el equipo de Sage España y para mí. Tras meses de trabajo colaborativo con Advice Strategic Consultants, presenté en la sede de la CEOE junto a Julio Linares, presidente de la Comisión de Sociedad Digital de CEOE, la Radiografía Pyme 2018. Un exhaustivo estudio realizado por y para las 3,2 millones de PYMES españolas sobre su estado de digitalización, su percepción sobre el uso de las nuevas tecnologías y las oportunidades que éstas suponen para su crecimiento y competitividad.

“La digitalización nos afecta a todos, sin excepción, a nivel individual y empresarial y tenemos que entender que esta transformación es un medio, no un fin”. Así es como Linares ponía el acento en la importancia de reflexionar sobre los resultados de la Radiografía PYME 2018 y animaba a todos los empresarios a reflexionar sobre los datos del estudio y abordar, sin dilataciones en el tiempo, su proceso de transformación digital.

Percepción distorsionada de la realidad digital

La primera conclusión que extraigo de la Radiografía Pyme 2018 es que las pequeñas y medianas empresas, las heroínas de nuestra economía, tienen una percepción distorsionada sobre su realidad digital. Preguntados de manera espontánea por sus preocupaciones, sólo el 3 % de las PYMES nombraron la digitalización, cifra muy modesta que aumenta ligeramente al 6,5 % cuando la respuesta está sugerida entre diez opciones.

El motivo de que el 97 % de estas empresas crean que la digitalización no es fundamental es que confían en su crecimiento porque se va a producir un aumento de la demanda fruto de la mejora de la economía, sin tener en cuenta que, con el uso de nuevas tecnologías, el crecimiento podría depender de ella misma y no de factores externos impredecibles. Sin tener en cuenta, además, que la expansión de su negocio sería mucho más exponencial con el uso de las tecnologías en sus procesos.

Esta percepción distorsionada a la que me refiero también la veo reflejada cuando las PYMES hablan del coste/inversión de la digitalización. El 16 % ve el proceso de cambio como un riesgo por su elevado coste, pero el 76 % afirma haber realizado una inversión de 10.000 euros en los últimos dos años. Si tenemos en cuenta que el 68 % de las PYMES facturan 300.000 euros, esos 10.000 euros suponen una inversión del 3,3 %. Es decir, una inversión (o un considerado erróneamente coste) mínima si la comparamos con todo su potencial, ¿verdad?

Otro de los datos que más ha llamado mi atención del estudio es que la inversión sólo en el 19 % de los casos se hace con un plan digital para el negocio y, de dicho porcentaje, solo el 53 % tiene un presupuesto asignado a dicho plan. La transformación digital de un negocio va mucho más allá de tener una página web, es un proceso de cambio de 360º para la empresa en su conjunto que no puede dejarse a la improvisación. Para que la inversión económica no vaya a saco roto, el plan debe hacerse de manera estratégica y profesional y debe estar alineado con los objetivos y valores del negocio.

La falta de talento, uno de los principales frenos a la digitalización

La Radiografía Pyme 2018 refleja que el 69 % de las pymes no cuentan con personal que tenga skills digitales y, sin embargo, sólo un 10 % invierte en digitalizar puestos de trabajo. Esta falta de talento se ve reflejada también en los riesgos que observan las pequeñas y medianas empresas: el 6 % alude a la formación de los empleados y el 5 % a la ausencia de personal cualificado.

Las personas son el motor de cualquier proceso de transformación y, en este sentido, la inversión debe hacerse en y para ellas porque contratar talento digital e invertir en la formación de los trabajadores en las competencias digitales que exija cada negocio es el único camino viable para que una empresa pueda digitalizarse. Sólo con esta inversión en las personas podremos alcanzar la inteligencia digital que demandan las empresas y la sociedad.

Digitalización no para sobrevivir, sino para crecer

Pequeñas y medianas empresas, sois el pulmón de la economía española. La transformación digital es un proceso de adaptación al medio, un medio que es ya la Cuarta Revolución Industrial, que habla en un lenguaje global y digital y que avanza a un ritmo vertiginoso.

Pymes, ha llegado el momento de ver la digitalización como el medio para crecer en el mercado y ganar eficiencia para llevar a la economía a niveles de competitividad nunca antes experimentados. Ya lo dijo Julio Linares en la clausura del acto: “Todo cambia siempre y no sobreviven los más fuertes e inteligentes, sino los que más rápido y mejor se adaptan”.

Por ello, en el próximo post haré un llamamiento público al Gobierno y a las instituciones públicas para que apoyen e impulsen la necesaria digitalización de nuestras PYMES con más subvenciones, un plan de formación para los seniors de las Generaciones X e Y y un KPI en la agenda del Ejecutivo que nos sitúe en 2025 en la media de Europa.

Radiografía Pyme 2018, cuestión de digitalizarse o desaparecer

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal