Digitalización

Blockchain, la tecnología que nos devolverá la confianza

Compartir
blockchain-tecnologia-confianza

Blockchain es la palabra de moda, aunque el término fue aplicado por primera vez hace ya diez años, en 2008, por Satoshi Nakamoto, nombre por el que se conoce a la persona o grupo de personas que crearon el protocolo de bitcoin. Hoy constantemente leemos y escuchamos esta palabra en medios de comunicación y redes sociales refiriéndose a ella como la tecnología que va a revolucionar el mundo con mayor alcance, incluso, de lo que lo hizo internet en los 90.

¿Pero realmente entendemos qué es el blockchain, cómo funciona y qué impacto que va a tener en el mundo empresarial y en la sociedad? La traducción literal de blockchain al español es cadena de bloques y su valor reside en su capacidad de eliminar intermediarios y dar el poder a los usuarios que estén implicados en cualquier tipo de transacción entre ellos, convirtiéndola en una tecnología 100 % segura y transparente.

El ejemplo más típico, por ser el que mejor ilustra su uso, es el de una transferencia bancaria entre dos personas: una da la orden al banco de que envíe X dinero a la cuenta de destino, perdiendo tanto emisor como receptor del dinero el control sobre el mismo.

Con la aplicación del blockchain ya no habría dos entidades bancarias ejecutando una transacción para dos usuarios y lo que existe es un enorme libro contable en el que cada uno de los usuarios (nodos) son gestores de los registros (los bloques) que están enlazados (por una cadena) y son inalterables, accesibles para todos los nodos de la comunidad y cifrados para garantizar la seguridad y la privacidad.

Blockchain o la encriptación de la confianza

En la era de las fake news y de la desinformación, la confianza en la red es un intangible valioso que exigimos todos los usuarios y es por ello que se habla del blockchain como la gran revolución. No es por la tecnología en sí, si no por sus implicaciones en la forma en la que las personas nos relacionaremos en términos de confianza: nos fiaremos unos de otros sin necesidad de intermediarios ya que los propios usuarios se dan confianza entre ellos por consenso, de forma recíproca.

Esta es la diferencia cualitativa de esta tecnología, la confianza, un aspecto tan sencillo como indispensable en cualquier acción de intercambio. El blockchain cambia los paradigmas de lo que entendíamos por confianza en las empresas o instituciones en la red porque ya no es una confianza a ciegas, si no que ésta viene dada por los propios usuarios, que comprueban que el proceso se produce como debe y verifican y validan las transacciones que componen cada bloque (en cada bloque hay un número indeterminado y variable de transacciones).

De este modo, los nodos se convierten a la vez en servidores y clientes dentro de una inmensa comunidad en la que se registra y se comparte información de todo tipo, no sólo bancaria como hemos visto en el ejemplo. Este doble rol genera confianza en las relaciones entre personas, empresas e instituciones.

Blockchain, mucho más allá de las criptomonedas y de las grandes empresas

Aunque en un principio esta tecnología fue desarrollada para realizar intercambios de bitcoins, una década después debemos hablar del blockchain en muchas más industrias que la financiera.

Sus aplicaciones son inmensas en todos aquellos sectores cuya actividad está basada en la trazabilidad como son la logística, la industria manufacturera, el consumo, los seguros o la salud.

Pero no sólo en todos los sectores, también en todas las empresas, independientemente de su tamaño. El blockchain es una tecnología inclusiva al alcance de las PYMES, que les permite competir con las más grandes corporaciones por hacer los procesos más rápidos, seguros y eficientes. El propio Parlamento Europeo animó a las PYMES a considerar el blockchain por su potencialidad de ahorro en términos de tiempo y por la reducción de costes al saltarse a intermediarios.

A modo de resumen, el blockchain es una gran base de datos distribuida en la que la información está criptografiada y es inmutable una vez introducida en la base de datos. Este aspecto garantiza la confianza entre todos los actores del sistema, que pueden intercambiar información entre ellos sin necesidad de intermediarios.

El blockchain ha llegado para quedarse y su alcance es hoy todavía impredecible. Esta tecnología va a permitir el desarrollo de nuevos modelos de negocio y promete cambiar nuestra forma de relacionarnos unos con otros, con la administración pública, cómo compramos y vendemos, cómo votamos y cómo hacemos trámites cotidianos.

Funcionamiento blockchain

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal