Management y talento

Dos semanas de détox digital en Sri Lanka: mi experiencia

Compartir
dos-semanas-detox-digital-sri-lanka

Este post fue escrito en tres servilletas de papel mientras desayunaba, relajado, mirando el océano Índico desde Sri Lanka. Mis notas tenían alguna falta, y los tachones y flechas propias de las notas tomadas a mano. Lo hice sin móvil, había olvidado cargarlo la noche anterior, y ha sido la primera vez que he redactado un post sin acceder a Hootsuite y programarlo en redes sociales. Simplemente pensé: “Ya lo haré”. Este pensamiento es el resultado de mi détox digital de 15 días.

Los que me seguís sabéis que viajar es una de mis mayores pasiones. Este verano de 2018 he visitado junto a mi familia Sri Lanka, la antigua Celián, un país insular exótico de bellos paisajes. Como siempre antes de cada aventura, realicé mi lista de cosas importante, pero esta vez un nuevo y necesario punto encabezaba la lista: détox. Aunque suene a marca de repelente de mosquitos, no lo es. El détox digital es un tiempo para desconectar de todo el contenido digital creado, consumido y compartido.

Détox digital: aprender a pulsar OFF

La decisión no fue fácil, pero sí muy meditada: necesidad de desconectar y recargar pilas. Los primeros días, reconozco, se me hizo complicado cumplir con mi propósito y no meterme a curiosear en Twitter o a hacer networking en LinkedIn. Creo firmemente en que la tecnología nos hace mejores profesionales y a las empresas más competitivas, pero debemos aprender a manejar la infoxicación. El término “Always On” es idóneo en los negocios, pero las personas debemos autogestionar los momentos de ON y los de OFF.

Yo necesitaba un tiempo de OFF y el détox digital ha sido la fórmula que me ha ayudado a conseguir el ansiado equilibrio. No es la respuesta universal que funcione para todos, pero tras finalizar este reto os recomiendo a todos practicar esta desconexión temporal del mundo digital para poder reconectar. Aunque hayan sido sólo dos semanas en vacaciones, todo han sido beneficios para mí y para los que me rodean.

Sri Lanka es un crisol de culturas y religiones con mucho para ver, hacer y aprender y no quería que el mundo digital me distrajese del real. Teniendo en cuenta que en España estamos de media al día dos horas y 11 minutos con el smartphone, (más en mi caso) mi détox digital me ha regalado a mí y a mi familia 1964 minutos, es decir, 1,36 días. Tiempo que he invertido en estar con los que más quiero y conmigo mismo.

La sensación de tiempo regalado al apartarme del móvil es curiosa ya que el tiempo de vacaciones del que disponemos es el mismo con o sin smartphone, pero activar mi “modo avión” me ha permitido tener tiempo de calidad. Con esta decisión he evitado el denominado phubbing, el acto de ignorar el entorno por concentrarse en la tecnología móvil, y he disfrutado al 100 % de la compañía, del paisaje y de las nuevas experiencias.

Vacaciones, sinónimo de romper rutinas

Tener una rutina diaria es saludable, la tengo y la persigo durante el año, pero debemos tener mecanismos para romperlas. Y eso es precisamente lo que he hecho este verano: romper mi rutina para adoptar otras de carácter temporal.

Durante estos días de détox digital no he hecho nada extraordinario, si no cosas tan sencillas como leer más, disfrutar de enriquecedoras charlas con mi familia y con los locales de la isla y descubrir la gastronomía de la conocida como “La lágrima de la India”, en especial sus frutas. También he dormido más y mejor, uno de mis placeres que durante el año queda relegado a un segundo plano.

Al final, la felicidad está en las cosas sencillas y despegarme de los gadgets tecnológicos me ha permitido estar plenamente donde, cuando y con quien quería estar como hacía tiempo que no lo hacía. No permitamos que Internet desvíe nuestra atención de lo que realmente importa.

Cumplido el reto de détox digital que tenía pendiente desde el año pasado, vuelvo a estar en ON digital con las pilas más cargadas que nunca, comenzando con este post vacacional que espero os sea de utilidad.

Y tú, ¿te animas al reto?

 

1 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    1 comentario

    1. Josechu Huete
      agosto 21, 2018en6:40 am

      Maravilloso Luis.
      Me queda 1 semana para incorporarme de nuevo al trabajo, así que lo voy a poner en práctica.
      Yo también me lo planteo todos los veranos y al final siempre buscas una excusa.
      Un fuerte abrazo!
      Josechu

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal