Autónomos y emprendedores, PYMES

Carta a Nadia Calviño, nueva ministra de Economía

Compartir
carta-nadia-calvino-ministra-economia

Con independencia del color del partido que gobierne, existe una deuda del Estado con los autónomos y los pequeños y medianos empresarios. Este colectivo, el pulmón y corazón de la economía española, necesita respuestas políticas urgentes. El presente post es una carta a la nueva ministra de Economía, Nadia Calviño.

En primer lugar, felicitarla por su nombramiento como ministra de Economía y Empresa y como presidenta de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos del Gobierno de Pedro Sánchez. Los retos que asume al prometer su cargo para los próximos dos años son muchos y le deseo éxito en el desempeño de sus labores. Presupuestos Generales del Estado aprobados por el Ejecutivo anterior; cumplir con el acuerdo de Bruselas de pasar de un déficit público del 2,2 % del PIB a un 1,3 % en 2019; la privatización de Bankia; la política de pensiones, un colectivo muy movilizado; estimular el mercado laboral; la reforma de la financiación autonómica y local; etc.

Los retos económicos nombrados son, sin duda, de gran envergadura y fundamentales para el futuro de España, pero hay un colectivo que también requiere de atención urgente: los autónomos y los pequeños y medianos empresarios.

Peticiones PYMES a Nadia Calviño

La CEOE y CEPYME ya han pedido al nuevo Gobierno que impulse reformas económicas para consolidar la recuperación económica y que garantice la estabilidad política e institucional de manera que no se quiebre la credibilidad y confianza entre los inversores y los organismos económicos internacionales alcanzada por España en estos años.

Según datos de mayo de 2018 del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, hay 1.546.209 autónomos y 1.330.093 PYMES que dan trabajo a más de 8 millones de personas. La talla de estos datos obligan al Ejecutivo de Pedro Sánchez y al ministerio de Nadia Calviño a tener en cuenta sus necesidades y abordar los cambios requeridos para satisfacer y hacer crecer a un colectivo con tanto peso en nuestra economía.

  • El sistema impositivo actual supone una clara desventaja para las PYMES. Las medianas empresas están obligadas a destinar poco más del 30 % de sus ingresos a gastos relacionados con impuestos directa o indirectamente, y la cifra asciende al 40 % en el caso de las pequeñas compañías. No podemos seguir permitiéndonos que las grandes corporaciones paguen menos impuestos que los más pequeños. Se debe reducir la presión fiscal para ver incrementada la productividad de las PYMES.
  • Las PYMES necesitan menos burocracia. Este tipo de compañías pierden de media al año 210 días en labores administrativas como generación de recibos y facturas, gestión de pagos o tareas impositivas. La inversión de este tiempo en trabajo productivo como la atracción de nuevos clientes podría suponer un incremento del PIB de cerca de 32.000 millones de euros. También se deben eliminar las tasas burocrátivas relativas al creación de empresas. No podemos permitirnos que emprendedores enfrenten una tediosa y excesiva burocracia que les desanime en su empeño de generar negocio.
  • La incorporación de la Agenda Digital al Ministerio de Economía con una Secretaría de Estado propia con Francisco Polo al frente debe traducirse en el desarrollo y reformas necesarias de la política económica para la mejora de la competitividad, telecomunicaciones, desarrollo de la industria y apoyo a la empresa. La agenda digital debe definir como eje prioritario la digitalización de la PYME. La sociedad es ya digital y nuestras empresas deben cumplir con los objetivos de la Agenda Digital para Europa fijada para 2020. Deben recibir más apoyo por parte de las instituciones gubernamentales para que faciliten la transición de las PYMES al mundo digital a través de ayudas, subvenciones, desgravaciones fiscales y formación en competencias digitales.
  • La internacionalización de las pequeñas y medianas empresas es también una asignatura pendiente. Debe desarrollarse y promoverse el apoyo institucional para que cada vez más PYMES lancen sus productos y servicios fuera de las fronteras españolas.
  • Aumentar y fomentar las políticas de I+D en la actividad empresarial con un plan de ayudas estatal y específico para el fomento de la incoportación de las TIC por parte de los autónomos y las PYMES.

Peticiones de los autónomos a Nadia Calviño

Es necesario reivindicar la figura del autónomo y su papel en la generación de riqueza para España y, por ello, a través de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) presidida por Lorenzo Amor, ha hecho lo propio con su decálogo de medidas urgentes a aprobar en los próximos meses:

  1. Mejorar la protección social del colectivo, en concreto la prestación por cese de actividad e inclur el derecho a subsidio que tienen los asalariados una vez termina su prestación por desempleo.
  2. Extender la jubilación activa plena a todos los autónomos, independientemente de si generan empleo o no.
  3. Combatir los falsos autónomos.
  4. Definir la habitualidad y facilitar la cotizaicón a los autónomos con ingresos inferiores al salario mínimo interprofesional.
  5. Permitir que la cotización de los autónomos RETA sea un gasto de la empresa, lo que podría permitir que muchos trabajadores por cuenta propia aumentaran su base de cotización.
  6. Acabar (o al menos reducir) la morosidad a través de un régimen que sancione a aquellas empresas y administraciones públicas que no cumplan con los plazos que establece la ley. Esta situación, muy común, también afecta a las PYMES.
  7. Mantener el límite actual de módulos para sectores y no reducirlos a la mitad, como está contemplado para el próximo año.
  8. Facilitar la deducibilidad de los pagos electrónicos por parte de los autónomos cuando se realizan por vía telemática o pago por el móvil.
  9. Facilitar a través de la puesta en marcha de una ley que exista una verdadera segunda oportunidad para los autónomos que fracasan y quieren volver a emprender.
  10. Representación institucional. Incorporar las organizaciones de autónomos en el Consejo Económico y Social (CES) y poner en marcha el Consejo del Trabajo Autónomo antes del 26 de octubre, según lo estipulado en la Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo.

Nuestras PYMES y autónomos necesitan más apoyo y proactividad del Gobierno y de las Administraciones Públicas. Necesitan menos impuestos para poder crecer, menos burocracia para ser más productivas, más políticas de fomento de la contratación para generar empleo y acceso a más fuentes de financiación alternativas a los bancos para poder internacionalizarse.

Nadia Calviño, como bien sabrá las PYMES, los autónomos y los emprendedores son nuestro motor y de este colectivo dependerá el porvenir de nuestro país. Hay que pasar a la acción con perspectiva y teniendo en cuenta sus necesidades reales.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal