PYMES

La PYME paga demasiados impuestos. ¡Se requiere liderazgo político ya!

Compartir
pyme-impuestos-liderazgo-politico

Cuanto más grande es una empresa, menos coste debe invertir en impuestos. ¿Alguna vez habrías dicho que este es el sistema impositivo actual? La factura anual de impuestos se lleva más del 40 % del beneficio de las pequeñas empresas y poco más del 30 en el caso de las medianas.

Esta es la desalentadora conclusión a la que ha llegado el estudio ‘A taxing problem: the impact of tax on small business’ realizado por Sage, que relaciona el tamaño y asentamiento en el mercado de las empresas con el porcentaje de su facturación que están obligados a destinar a impuestos. El estudio muestra la ineficacia del sistema impositivo a nivel global ya que penalizan a las empresas más pequeñas y vulnerables, llevando a las PYMES a una situación de clara desventaja.

El sistema impositivo, una desventaja para las PYMES

Las medianas empresas están obligadas a destinar poco más del 30 % de sus ingresos a gastos que están relacionados con impuestos, directa o indirectamente, y la cifra asciende al 40 % para las empresas pequeñas. Este es el escenario en el que actualmente las PYMES desempeñan su trabajo y que dificulta en gran medida su competitividad.

Me reitero en lo dicho en muchas ocasiones. Las PYMES y su contribución son las heroínas de la economía española. Representan el 99,8 % del tejido empresarial, aportan el 61 % del valor agregado bruto, dos tercios del PIB y suponen el 66,3 % de la fuerza laboral de nuestro país. La evolución de las PYMES determina el éxito de la economía en su conjunto y, por ello, no nos podemos permitir problemáticas como que las PYMES carguen con más impuestos que las grandes corporaciones.

“Pagar una gran factura de impuestos puede hacer que el flujo de caja de una PYME se vuelva negativo, reduciendo su capacidad para pagar al personal y a los proveedores”, analiza el estudio de Sage identificando dos potenciales problemas de unos tipos impositivos “excesivamente altos”.

Más impuestos, menos productividad

No podemos perder de vista que el sistema impositivo actual lleva implícito un coste indirecto: la pérdida de productividad para los pequeños y medianos empresarios.

Las pymes españolas pierden 210 días al año en labores administrativas entre las que se encuentran el pago de impuestos. Específicamente, según el estudio referido, las micropymes pierden más del 2,5 % de los días de trabajo al año a esta tarea, cifra que baja al 0,5 % en las pequeñas y al 0,1 % en las empresas medianas. En términos monetarios, los costes de la contabilidad relacionada con los impuestos ascienden hasta el 15 %.

El tiempo es valioso y determinante y un día de trabajo perdido puede suponer la pérdida de una oportunidad de negocio. O, con las cifras sobre el papel, 210 oportunidades de negocio perdidas.

Debemos realizar una correcta gestión del tiempo y destinarlo a tareas estratégicas y con valor añadido que ayuden a aumentar el volumen de negocio en las empresas. En este sentido, es importante destacar que la digitalización y sus herramientas de gestión empresarial son tus aliadas para aumentar el rendimiento, tanto a nivel individual como en los equipos de trabajo.

Más impuestos, menos emprendimiento

Los emprendedores se están configurando como la fuerza laboral del futuro, pero el hecho de que existan tipos impositivos tan altos para los pequeños y medianos empresarios puede hacer que la tasa de emprendimiento, ahora al alza, sufra un estancamiento.

Una tasa impositiva tan alta para las empresas jóvenes y las PYMES puede disuadir a potenciales emprendedores a establecer nuevos negocios ya que los rendimientos esperados pueden considerarse insuficientes para los riesgos que deben asumir si tienen en cuenta que en torno al 40 % de sus primeras ganancias se van a ir en el pago de impuestos.

En conclusión, existe una fuerte correlación negativa entre el tamaño de la empresa y el porcentaje de impuestos que pagan de sus ganancias que se debe solventar. Las políticas gubernamentales deben plantear posibles soluciones que reduzcan las cargas fiscales y la burocracia para evitar, a largo plazo, la ineficiencia de un sector que representa el 99,8 % de nuestro tejido empresarial. Políticas gubernamentales que saquen de esta “clara desventaja” a las PYMES y permitan su crecimiento, que se traducirá en un fortalecimiento y aumento de la productividad de la economía y en una ventaja competitiva de España en el mercado internacional.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal