Autónomos y emprendedores

España, un país con cada vez más emprendedores

Compartir
espana-mas-emprendedores

Este lunes 16 de abril se conmemoró el Día Mundial del Emprendedor y en España teníamos mucho que celebrar: la actividad emprendedora supera por primera vez las cifras de 2008. Los emprendedores se están configurando como la fuerza laboral del futuro, aunque todavía hay barreras que deben ser derribadas.

Pero, ¿cómo es la dinámica de nuestros emprendedores? El Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) España 2017-18 elaborado por el Centro Internacional Santander de Emprendimiento (CISE), la Asociación RED GEM España, la Fundación Rafael del Pino y el Banco Santander, dibuja el ecosistema emprendedor español. El emprendedor tipo en España tiene de media 40 años, estudios superiores, formación para la creación de negocios y nivel adquisitivo alto.

España, un país cada vez más emprendedor

Nuestra Tasa de Actividad Emprendedora (TEA), que mide las iniciativas con menos de tres años y medio en el mercado, ha superado por primera vez en ocho años el umbral del 6 %, acercándose a cifras anteriores a la crisis (en 2007 estaba en 7,6 %). Ha aumentado un punto respecto al año anterior, pasando del 5,2 % al 6,2.

Nuestros emprendedores están por encima de economías como la alemana (5,3 %), francesa (3,9 %) o italiana (4,3 %). Así, aunque estos datos son positivos, estamos casi dos puntos por debajo de la media europea del 8,1 %.

Pero, ¿por qué se convierte la gente en emprendedora? La principal motivación, la del 68,5 %, es porque detecta oportunidades en el mercado, pero hay un gran 28,3 % que lo hace por necesidad. La búsqueda de una mayor independencia económica es lo que empuja a al 57 % de los emprendedores, una cifra muy alta.

El emprendimiento no entiende de género

Uno de los datos que más me ha gustado leer es que emprendedores y emprendedoras lo son, casi, a partes iguales. La participación masculina es relativamente superior a la femenina, 55,1 % y 44,9, respectivamente y el emprendimiento femenino es superior a la media europea. Si en España por cada 10 hombres que inician un proyecto 8 mujeres lo hacen también, en Europa la cifra es de 6.

Los planes de emprendimiento también reflejan igualdad en este sentido. El 50,9 % de las personas que quieren crear su propio negocio en los próximos años son hombres y el 49,1 % mujeres. Por el contrario, la diferencia de género sí está marcada en los negocios ya consolidados: el 60 % están liderados por hombres.

Es una buena noticia que el emprendimiento femenino crezca y se consolide, además, con éxito. La actividad emprendedora de las mujeres de todo el mundo ha aumentado un 10 % en los últimos dos años y la diferencia de género se ha estrechado un 5 %.

La mayor presencia de las mujeres en la política y esfera pública se asocia positivamente con la actividad emergente de las mujeres, permitiendo eliminar barreras culturales e institucionales y formulando políticas que promueven el emprendimiento femenino y, por ende, la creciente participación de la mujer en la economía.

Crecen los emprendedores, pero no la innovación y la contratación

La calidad de las nuevas empresas es una asignatura pendiente. Siguen concentradas en el sector servicios y nacen como forma de autoempleo, y la orientación hacia la innovación y la internacionalización es modesta.

Nuestro país se sitúa por detrás de 23 economías basadas en la innovación. Aunque España es un país con cada vez más emprendedores, la innovación, según refleja el estudio, no crece de la misma manera. Los emprendedores que ofrecen un producto o servicio completamente nuevo para el mercado se mantienen estable según el 35 %.

“Las nuevas empresas nacen pequeñas y quizá lo que más preocupe es que nacen con una débil ambición para crecer y generar empleo”, explica el informe GEM. En este punto, no debemos perder de vista que la regulación fiscal española hace más difícil el crecimiento del tamaño de la pyme en nuestro país que en el resto de la Unión Europea. La puesta en marcha de políticas que fomenten y estimulen la contratación a través de ayudas y subvenciones al desempleo es clave para subir la tasa de ocupación española y mejorar nuestra productividad.

El intraemprendimiento, el gran desconocido

La actividad intraemprendedora, la que se desarrolla en el interior de una compañía, está por debajo de la media europea. Sólo el 1,4 % afirma haber desarrollado algún tipo de emprendimiento en la empresa en la que trabaja (en 2016 se situaba en 2,7), cifra muy inferior al 5,1 % europeo. Los nórdicos son los más intraemprendedores.

Las empresas debemos fomentar el intraemprendimiento ya que es clave para el futuro de las corporaciones: los modelos de negocio deben reinventarse y transformarse. Los intraemprendedores no sólo se adaptan al cambio, sino que lo promueven, permitiendo marcar una ventaja competitiva.

Las compañías tenemos la responsabilidad de diseñar entornos de trabajo en los que se potencie y valore la creatividad y donde exista un clima de confianza en el que las ideas fluyan y puedan ser expresadas.

En conclusión, los emprendedores son cada vez más, pero todavía queda mucho camino que debe ser recorrido. Las políticas gubernamentales deben reducir las cargas fiscales y la burocracia para crear nuevas empresas. Se debe favorecer la formación en emprendimiento en todos los niveles educativos e impulsar instrumentos financieros tanto públicos como privados para que el emprendimiento siga creciendo en España.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal