Autónomos y emprendedores, Management y talento, Transformación digital

Gig economy, la creciente economía del trabajo eventual

Compartir

El concepto de gig economy es tendencia. Pero, ¿qué es exactamente? ¿Qué beneficios tiene para las empresas? ¿Y para los trabajadores?

La gig economy es un término económico relativamente nuevo que hace referencia a la prevalencia de los contratos de corta duración por trabajos puntuales en detrimento de contratos indefinidos. Es decir, define la situación actual del mercado laboral.

Este tipo de trabajadores, autónomos, ponen al servicio de las empresas su tiempo y conocimiento a cambio de un sueldo. El problema, es que en muchas ocasiones existe una empresa mediadora que se lleva un porcentaje del salario por lo que, al final, el trabajador percibe una compensación económica menor a la que cuesta y vale su trabajo.

España es uno de los países con más alto porcentaje de freelancers en Europa, Madrid es la segunda ciudad europea con más trabajadores independientes y cinco ciudades españolas están en el top 20 europeo, según Twago, la plataforma líder en trabajo online en Europa.

Y el porcentaje va en aumento. Con el estudio en la mano de Intuit 2020 Report, se observa que en 2020, dentro de tres años, el 40% de los trabajadores en Estados Unidos serán a tiempo parcial.

Gig Economy y digitalización

La digitalización es uno de los factores que ha impulsado el desarrollo de este tipo de mercado laboral, junto con la reciente crisis económica. La transformación digital de las empresas exige profesionales muy específicos para poner en marcha proyectos que tienen una duración determinada y para ello se contrata a freelancers.

Hay trabajos que han desaparecido con las nuevas tecnologías, pero muchos otros han aparecido y es precisamente el sector de internet el que se lleva la palma en este tipo de trabajos. El 56% de las ofertas de empleo para freelancers están directa o indirectamente desarrolladas con el ámbito digital y el 31% de los trabajos encargados a autónomos son proyectos relacionados con las Tecnologías de la Información y programación o Diseño.

Este mismo informe de Infojobs revela que el 65% de las grandes empresas y el 49% de las pymes piensa aumentar el número de contratación a autónomos. ¿Por qué? Un 36% de las empresas encuestadas aseguran que les permitió hacer frente a un pico de trabajo y un 20% reconocen que les es más económico contratar a un autónomo que trabajar con un proveedor. Además, el 36% cree que la contratación de servicios a profesionales autónomos te permite conseguir un grado de expertise que no se consigue con los empleados.

No podemos obviar que uno de los impactos de la digitalización es la deslocalización del empleo, lo que permite a los freelancers aceptar trabajos de cualquier parte del mundo y llevarlos a cabo desde donde ellos deseen, lo que permite a las empresas seleccionar a los mejores expertos sin importar dónde están. Las barreras geográficas ya no existen.

Los millennials tienen un papel protagonista en la gig economy. Nativos digitales, son jóvenes que buscan hacerse un hueco en el mercado laboral por lo que trabajan por obra en diferentes proyectos con diversas empresas.

Gig economy y optimización de recursos

¿Este tipo de economía permite a las pymes ahorrar? La respuesta es, hablando claro, sí, ya que sólo invierten dinero en nóminas cuando lo necesitan. El aumento del trabajo móvil conlleva que las empresas necesiten menos espacios, y la contratación de trabajadores autónomos hace que las compañías ahorren en gastos de formación ya que estos gastos corren por cuenta del profesional en cuestión.

También ahorra en vacaciones, ya que el periodo de descanso de estos profesionales corresponde a los días que no tienen proyectos, y se cubren las espaldas frente a los despidos ya que los autónomos no cobran indemnización por despido.

La principal desventaja para los trabajadores es que, al trabajar por proyecto, no existe una seguridad económica y hay meses en los que sus ingresos son cero frente a otros que pueden ser muy elevados. Como ventajas, está la flexibilidad de horarios y la organización de su tiempo según sus necesidades siempre y cuando cumplan con los plazos, y la posibilidad de tener una mayor experiencia laboral.

Nuevas empresas, líderes en la gig economy

Uber y Airbnb son algunas de las empresas más representativas de este fenómeno económico. Si los chóferes de la compañía de transporte o los caseros de la empresa de alojamientos estuviesen en plantilla, estas empresas nunca habrían podido crecer a la velocidad tan vertiginosa como lo han hecho. No tienen coches ni casas, no contratan conductores u hospedadores ni buscan clientes, sólo tienen una aplicación intermediaria entre proveedor de servicios y clientes y se llevan un porcentaje de las ganancias. Pero Uber y Airbnb son sólo dos ejemplos. Amazon, Spotify, Deliveroo, Cabify, Facebook o Twitter son otros ejemplos de este tipo de empresas que se suman a la gig economy

La gig economy se establece como el modelo ideal de los innovadores tecnológicos y los demás sectores se van sumando. Aunque son muchas las ventajas que propone, hay aspectos que todavía están por determinar y el aspecto de la formación es el que más me preocupa. Si las empresas cada vez exigen mayor especialización, ¿de quién tiene que correr esa formación, de la empresa o del trabajador? El debate está abierto.

Termino con una curiosidad. Este concepto lo acuñó la periodista norteamericana Tina Brown y el nombre viene del mundo del jazz, donde la palabra gig hacía referencia a la contratación de los músicos para un concierto específico. Los gigs son este conjunto de proyectos individuales que realizan los freelancers.

1 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    1 comentario

    1. Pedro Lalanda
      Septiembre 11, 2017en5:43 pm

      Y esa tendencia, D. Luis, se consolida paulatinamente. En esos análisis andamos, y no cabe ya duda alguna de que la importancia del autónomo – freelancer- le convierte en un claro protagonista del mundo laboral futuro.

      El paradigma de futura Corporación Global, integrada por la alianza de micro-multinacionales, resultantes del auto-empleo autónomo y ubicadas en cualquier lugar del mundo con el auxilio de las TICs, se va definiendo con gran velocidad…casi con la misma con la que están cambiando las mentalidades de los nuevos actores que se van incorporando al mundo empresarial. Y su poder competitivo es inmenso.

      Es preciso entenderlo y asumirlo. Y su artículo contribuye a ello. Felicitaciones.

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal