Autónomos y emprendedores, Management y talento

Ocho tips para emprender en el mundo VUCA

Compartir

 

En España, la mayoría de emprendedores siguen siendo hombres (6 de cada 10), tienen una media de 39 años, formación superior o de posgrado y buscan financiación sin tener detallado un modelo de negocio. Así es la radiografía del emprendedor en nuestro país, según la Cámara de Comercio. Si comparamos estas cifras con las del BBVA Innovation Center de 2014 comprobamos con satisfacción que el perfil está cambiando en los últimos años con la incorporación de más mujeres que apuestan por desarrollar su propio negocio (+20).

Vivimos un mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), en el que no es fácil prever cómo será el futuro y cuál será el mejor sector empresarial en el que emprender. Lo que sí sabemos es que es un mundo cada vez más competitivo, donde las nuevas empresas pueden conquistar nuevos mercados a través de la especialización y la digitalización. Siendo más rápidos y eficaces, realizando algún proceso o servicio específico o creando producto diferente, atractivo, innovador.

Emprender es una aventura no apta para cualquiera. Es una afirmación difícil de digerir, pero es una lección que he aprendido a lo largo de estos años con nuestros clientes. Pero, ¿qué se necesita para emprender?

¿Tienes una buena idea? ¿Pagarías por el producto o servicio en el que se materializa tu idea? ¿Y tu entorno? ¿Y en tu país? ¿Hay alguien que ya lo hace? ¿Y le va bien? ¿Existe ya un mercado o lo vas a crear? ¿Cubre una necesidad de la sociedad? Estas son sólo algunas de las preguntas que debes hacerte si vas a emprender.

Claves para emprender

  • Tener una idea. Parece una afirmación absurda, pero tener una idea brillante y que ésta levante tu pasión no es nada sencillo. Si quieres montar tu propia empresa, persigue tu sueño con ella. En ocasiones, el camino será cuesta arriba y necesitas creer y amar tu idea con pasión para que tu decisión y ganas de desarrollar tu negocio no flaqueen.
  • Sal a la calle. Si quieres emprender, debes perder la vergüenza y preguntar más allá de tu entorno si comprarían tu idea. Identifica quiénes son tus clientes y tómate un café con ellos. Te sorprenderás de lo gratificante que pueden ser este tipo de conversaciones y te ayudarán enormemente en el proceso de emprender. Tienes una idea, y eso es genial, pero será el mercado quien realmente te diga si esa idea es “comprable”, si necesita matices o si, lamentablemente, no sirve.
  • Infórmate. ¿Existe mercado para tu idea? Entonces ha llegado el momento de montar tu propia empresa e informarse de todas las opciones que existen es imperativo. Las alternativas son múltiples y, según el tipo de negocio, unas te convendrán más que otras. Infórmate, analiza y haz balance antes de lanzarte a la piscina.
  • Crea un plan de negocio. Define cuáles son los objetivos y las acciones estratégicas, cuál es la viabilidad económico-financiera del proyecto y cuál es la imagen corporativa que se desea frente a terceros.
  • Emprender requiere de una inversión inicial y conseguir esta financiación no siempre es sencillo. Hoy en día existen muchas más opciones que “papá banco” y de las “tres efes” de la financiación del emprendimiento (Friends, Family and Fools), que hay que valorar. Cuando ya se tiene el presupuesto básico, es recomendable que todo gasto que conlleve el negocio sea evaluado y, por supuesto, registrado.
  • Rodearse de personas claves es tan importante como tener una buena idea. Contar con un equipo de trabajo de confianza, cualificado y comprometido es fundamental para sacar un proyecto adelante y para que ellos defiendan los colores de tu equipo. El talento es un ingrediente clave e invertir en él es necesario.
  • Base tecnológica: Crea tu negocio con una base digital ya que es la principal aliada de tu productividad. La tecnología ha supuesto un gran cambio en las fuerzas productivas, la economía y la empresa. El uso intensivo de tecnología tiene implicaciones de amplísimo espectro desde nuevos modelos económicos, nuevos servicios, diferentes maneras de organizarse para trabajar, nuevas habilidades y talentos de los empleados.
  • Pasa a la acción. Es momento de retomar el punto dos y dar vida a tu negocio. Busca inversores, proveedores, clientes, crea una página web, perfiles en redes sociales, desarrolla un plan de comunicación, pide ayuda a tus conocidos, alíate con influencers… En definitiva, da visibilidad a tu idea, implántala en la mente de tus potenciales clientes y consigue el éxito que mereces.

Leyendo estos 8 puntos emprender puede parecer sencillo, pero no lo es. El hambre de éxito no debe cegar la posibilidad del fracaso y saber que, a veces, del fracaso viene el éxito. Creo que al final, lo que realmente importa, es la actitud. Tener pasión, paciencia y perseverancia y contagiárselo a tu equipo y a tus clientes. Ver oportunidades en vez de problemas, tener iniciativa, entusiasmo, positivismo y autoconfianza. Ser emprendedor es la consecuencia natural de un tipo de mentalidad, de una actitud. Y tú, ¿la tienes?.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal