PYMES

¿Son realmente beneficiosas las 20 medidas de la nueva Ley del Trabajo Autónomo?

Compartir

Las ventajas y desventajas de ser autónomo son siempre uno de los temas candentes de debate económico, político y empresarial. Lo cierto es que este colectivo de más de tres millones de trabajadores lleva tiempo exigiendo cambios. Ya lo avancé en febrero de 2016 cuando publiqué ‘El ABC del Autónomo’.  Y parece que las medidas han llegado.

El pasado jueves 29 de junio se aprobó en el Congreso de los Diputados la Ley de Reforma Urgente del Trabajo Autónomo. Las ayudas más básicas podrían ser efectivas a la vuelta del verano, aunque las más complejas tendrán que esperar al 1 de enero de 2018 y estarán vinculadas a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Las siete medidas estrella para el autónomo

Si eres autónomo, ¿en qué te benefician las nuevas ayudas? ¿Mejorarán realmente las condiciones de los autónomos en España? Por ejemplo, para Lorenzo Amor, presidente de ATA, “esta Ley aprobada por unanimidad facilita la vida a los autónomos”.

 Tras analizar el documento, os resumo las que, a mi parecer, son las medidas más beneficiosas para los trabajadores por cuenta propia:

  • Ampliación de un año de la tarifa plana. La cuota de autónomo es, sin duda, una de las principales barreras y fuente de conflicto ya que hay que asumirla independientemente del negocio y la rentabilidad que un autónomo sea capaz de generar. Hasta ahora, los primeros seis meses podían pagar una tarifa plana de 50 euros a la Seguridad Social. Con la reforma, se amplía a un año. En mi opinión, esta es la medida estrella ya que se puede traducir en un fuerte empuje para el emprendimiento, estrechamente ligado al desarrollo económico de nuestro país.
  • Compatibilización de la pensión al 100% y trabajo por cuenta propia. Un autónomo recibe el 50% de la prestación, pero la aprobación de esta ley supone que el autónomo que tenga contratado, al menos, a un trabajador percibirá el 100% de su pensión. Asegurar una jubilación digna a todos los autónomos sin que necesiten una fuente complementaria de ingresos me parece un gran avance, además de un incentivo a la contratación.
  • Conciliación y maternidad. Este es uno de los temas más urgentes a los que se enfrenta cualquier mujer. Cómo compatibilizar maternidad con mantenimiento de su negocio. Pues bien, las autónomas que sean madres podrán disfrutar de una tarifa plana cuando se reincorporen tras la maternidad y una exención del 100% de la cuota de autónomos durante 12 meses por cuidado de menores o dependientes. Esta medida es un paso al frente en la igualdad y en el liderazgo femenino.
  • Deducciones en dietas. Los autónomos, cuando lo justifiquen correctamente de forma telemática, podrán deducirse 26,67 euros al día por dietas en la jornada laboral. Esta deducción se traduce en un ahorro para el trabajador por cuenta propia, que se eleva hasta los 48,08€ cuando se produzca en el extranjero.
  • Adecuación de la base de cotización a ingresos: Aunque no se ha atendido a la propuesta de una cuota de autónomos progresiva que se hizo tan viral en redes sociales en la plataforma org, sí se responde ya que los autónomos podrán cambiar hasta cuatro veces al año su base de cotización para adecuarla mejor a los ingresos. Esta medida implicará la protección en la rentabilidad de aquellos que tengan facturaciones que fluctúen mucho o tengan proyectos estacionales.
  • Facilidad para la contratación. Si un autónomo contrata un empleado, mantendrá la ayuda en las cotizaciones y la tarifa plana que hasta ahora perdía. De esta ayuda, hago una doble lectura positiva: una vez más se contribuye a la necesidad del país de creación de empleo. No en vano, según datos de RETA, en 2016 los autónomos generaron 70.000 puestos de trabajo. Así se mejoran las condiciones del autónomo, que no asumirá trabajo de más por no poder permitirse renunciar a las ayudas. Muy vinculada a esta medida está la eliminación del límite de contrataciones de familiares.
  • Reconocimiento de los accidentes “in itenere”. Hasta ahora, si un autónomo que necesitaba desplazarse de casa para trabajar tenía un accidente yendo o volviendo se consideraba enfermedad común. Con la nueva ley, se considerarán accidentes de trabajo y se aplicará el 75% de la prestación desde el día siguiente de la baja (si el autónomo paga la cuota de contingencias profesionales). Con esta medida, las condiciones se igualan a las de un trabajador por cuenta ajena. Esta medida es muy importante para aquellos autónomos que son muy numerosos en sectores como transporte o profesiones ligadas a la construcción.

¿Qué medidas se han quedado pendientes?

Aunque las 20 nuevas ayudas que se reflejan en la ley son muy positivas, hay algunas que han sido reclamadas reiteradamente por el colectivo de autónomos pero que se han quedado en el tintero. Por ejemplo, es urgente que se equipare el tiempo máximo que los autónomos pueden cobrar el paro, doce meses, al de los asalariados, dos años.

También considero que se deben revisar las deducciones fiscales para los autónomos que trabajan en casa, cada vez más numerosos, ya que actualmente son mínimas: el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total. La demandada deducción del 50% de los gastos ligados a los vehículos que tienen uso particular y profesional también ha quedado fuera.

Tampoco se ha reflejado la posibilidad de cotizar a tiempo parcial. A pesar de la dificultad de medir el horario de un autónomo, es importante que el Estado responda a todos aquellos que trabajan de forma esporádica por cuenta propia o a aquellos que trabajan como autónomos de forma habitual, pero sólo lo hacen dos o tres horas al día.

Es importante que las condiciones y ventajas presentes y futuras de autónomos vayan equiparándose a las de los asalariados. Los trabajadores por cuenta propia son parte muy importante del motor de la economía española y merecen que sus condiciones profesionales sean la más idóneas. Como afirma Eduardo Abad, presidente de UPTA “hay que seguir reclamando otras cuestiones importantes para el colectivo relativas al relevo generacional, a las cotizaciones, formación y a las deducciones por gastos”.

Nos jugamos nuestro futuro económico en un momento crucial de recuperación económica y empresarial en el que los autónomos son constructores de negocio y riqueza. Con ese objetivo escribí ‘El ABC del Autónomo’, para ayudar a todo aquel interesado en montar su propio proyecto empresarial como profesional independiente. Para que pudiera hacerlo con el máximo conocimiento para resolver todos sus retos de gestión diaria y, como no, para desenvolverse con éxito en el mundo digital que vivimos.

 

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal