Autónomos y emprendedores, PYMES, Transformación digital

España, ¿cabeza de león o cola de ratón en el mundo digital?

Compartir

 

A principios de marzo la Comisión Europea publicó el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI), que sitúa a España en el puesto 14 de los 28 que conforman la Unión Europea en lo que a conectividad digital y uso de Internet se refiere. El principal motivo que explica este dato es el precio de acceso a Internet, el segundo más caro de Europa por detrás de Croacia, que justifica a su vez que “sólo” el 76% de los españoles se conecte a Internet de forma habitual.

España, sin embargo, sí destaca en implementación de infraestructuras de telecomunicaciones. En torno al 95% de los hogares tienen conexión de banda ancha y el 86% tiene conexión 4G, dos puntos por encima de la media europea, que se sitúa en el 84%. Sin embargo, respecto a los conocimientos de Internet, también estamos por debajo de la media. El 53% de los españoles considera que sus conocimientos son “básicos” y sólo el 2,5% se considera “experto” frente al 56% y 3,5% de la media europea, respectivamente.

Si nos paramos a analizar estos datos podemos concluir que reflejan cierto desequilibrio: en España tenemos una implantación tecnológica muy alta con una gran penetración (95% de los hogares), pero con un desfase de casi el 20% de españoles que se conectan habitualmente a Internet (76%) con unos conocimientos básicos sobre sus usos y beneficios.

El XVII informe anual La Sociedad de la Información en España de 2016 elaborado por la Fundación Telefónica es más optimista y concluye que el 95% de la población tiene cobertura 4G, 19 puntos por encima que en 2015, y que el tráfico en este tipo de red ha crecido un 208%.

Y en el plano empresarial, ¿en qué se traducen estos datos?

En un post reciente analicé las diez soluciones para superar los retos de la empresa española de cara al 2020 en términos de innovación, transformación digital, talento y políticas que faciliten la creación y el crecimiento de las empresas.

La pyme española debe adaptarse a la revolución digital e invertir más en nuevas tecnologías ya que de esta adaptación depende su supervivencia a las nuevas exigencias del mercado, que marca una creciente tendencia móvil que las pymes no deben ignorar. Transformarse o morir. Suena dramático, pero es la realidad de hoy y de ello hablaremos y debatiremos en el evento Sage Summit del 19 de abril en Madrid.

Sólo un 7% de las pymes españolas han llevado a cabo un proceso de digitalización, aunque los datos son muy positivos: el 73% han visto cumplidas o superadas sus expectativas gracias a la optimización de los flujos de trabajo al tener información en tiempo real, que se traduce, finalmente, en una mejora de los resultados empresariales.

Los datos que presentó IDC la semana pasada son algo más optimistas y muestran que el 92% de las organizaciones de nuestro país ya incluye como estrategia de negocio la transformación digital y el 76% está inmerso actualmente en proyectos que la hagan realidad o tiene previsto abordarlos en los próximos meses. El próximo 2018 un tercio de las empresas líder en la mayoría de los mercados europeos actuales sufrirá cambios significativos debido a la entrada de nuevos competidores, por lo que la digitalización es fundamental.

Objetivo: Tejido pyme 4.0

Un reciente estudio de Softdoit sobre el Estado actual y futuro del software en España en 2016 pone de relieve la insuficiente arquitectura digital de las empresas. El 77,5% asegura tener implantada una solución ERP (Enterprise Resource Planning); un 45,8% utiliza soluciones de CRM (Costumer Relationship Management) y un 42% las de Recursos Humanos. El software de gestión documental está implantado en el 32,7% de las empresas, un 30,5% en el caso del Business Intelligence.

Uno de los datos más alarmantes es el bajo 15,3% de implementación del e-commerce frente al creciente 66% de europeos que compran online, según el informe de la Fundación Telefónica referenciado anteriormente, que destaca que el Big Data desplazó en 2016 a las aplicaciones para clientes como el principal objetivo de inversión.

Aunque el pasado 2016 ha confirmado y consolidado el gran avance de la digitalización de la sociedad española, las pymes tienen mucho más recorrido por andar ya que sólo un 38% de las compañías atesora una estrategia digital formalizada. Las pequeñas y medianas empresas españolas tienen un alto potencial digital, pero la conciencia de que la reinvención y la transformación digital es una urgente necesidad para sobrevivir a las nuevas exigencias del mercado no es suficiente para que éstas sean cabeza de león en el panorama empresarial mundial. Es necesario pasar a la acción.

Como pyme, ¿qué puedo y debo hacer para adaptarme al sector digital?

Es importante, al hablar de transformación digital, no olvidarnos hablar de las personas y de las nuevas exigencias laborales.

  • Liderazgo: Incorporar talento digital a las pymes que lideren el proceso de transformación digital.
  • Apoyar el intraemprendimiento, la iniciativa de aquellos trabajadores de la empresa que están dispuestos a aportar ideas frescas sobre la organización de la misma.
  • Formar a los trabajadores para que adquieran las competencias necesarias que les permitan afrontar los retos de esta nueva era, progresando así hacia una mentalidad digital.

Vivimos tiempos de cambio y a las pymes sólo les queda una opción: transformarse o morir. En eso consiste la revolución digital.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal