Autónomos y emprendedores, Management y talento, PYMES

Un Gobierno preparado para trabajar por los autónomos

Compartir
gobierno-trabajar-autonomos

Tras más de 300 días de incertidumbre, España ya cuenta, por fin, con un Gobierno dispuesto a entrar en acción. Pronto –o eso esperamos todos– comenzaremos a ver las primeras medidas que el Ejecutivo de Mariano Rajoy pondrá en marcha para reactivar el país y cumplir, de paso, los 150 compromisos acordados con Ciudadanos en materia económica, política y social. Una de las medidas que el citado documento considera prioridad tiene como objetivo mejorar el régimen del autónomo en España a través de una ley que reduzca las pesadas cargas administrativas que soportan estos trabajadores y que, además, aumente su protección social.

La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo –como se denomina en el acuerdo gracias al que el PP tiene el respaldo de la formación de Albert Rivera—recoge muchas de las demandas históricas que este colectivo reflejó  en el Decálogo de peticiones de las pymes al Gobierno elaborado por Sage a través de una encuesta y que después hizo llegar a los partidos.

Reformas urgentes como pasar de 6 a 12 meses el tiempo que los nuevos autónomos pagan sólo 50 euros al mes a la Seguridad Social u ofrecer cotización gratuita a las autónomas de baja por maternidad.  Y también reformas profundas relacionadas con el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, con penalizar a los morosos, simplificar la burocracia –creando un instituto de apoyo a la pyme–  o impulsar alternativas de financiación, como el crowdfunding.

Si al menos la mitad de estos compromisos se cumplen, lograremos dar un gran impulso al emprendimiento en España, donde el crecimiento del empleo –el pasado octubre se registró un incremento medio de 101.335 afiliados más a la Seguridad Social—y la progresiva apertura del grifo de la financiación están animando a muchos emprendedores a avanzar.  Las pequeñas reformas puestas en marcha en este campo,  como la simplificación del pago de impuestos que realizan las empresas, ya están dando sus frutos en materia de competitividad.

Según el último Informe Doing Business, elaborado periódicamente por el Banco Mundial, España ha subido un puesto en el ranking mundial de competitividad y ha escalado siete puestos en ámbitos como el cumplimiento de contratos. Además, según este informe, España lidera la clasificación global en materia de comercio transfronterizo y ocupa una posición destacada en la resolución de insolvencias, la protección de los inversores minoritarios y el pago de impuestos.

Sin embargo,  nuestro país obtiene peores resultados en categorías como la obtención de créditos (en el puesto 62) y en la apertura de nuevos negocios (puesto 85). A la luz de estos datos, está claro que el despegue es lento pero inminente y  que los emprendedores necesitan que el Gobierno les de alas para volar o al menos, no se las corte.

Por eso aprovecho mi post semanal esta vez para recordar el firme llamamiento de Sage a favor de los autónomos. Y pido al Gobierno, una vez más, que apueste por ayudar a este colectivo que tanto tiene que aportar a la economía y al empleo en España. Las propuestas ahí están. El acuerdo se ha logrado. Ahora todos debemos ponernos a trabajar.

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal