Autónomos y emprendedores, Digitalización, Management y talento, PYMES

Crowdlending creativo: las nuevas formas de ofrecer y recibir financiación

Compartir
crowdlending-creativo-financiacion

Internet y las nuevas tecnologías han provocado la entrada, en el viejo mundo de la economía, de conceptos tan rompedores como la creatividad o la colaboración. De su mano han surgido las nuevas fórmulas de consumo que están revolucionado sectores como el del transporte, la formación, el alquiler o la compra-venta de bienes entre particulares. Pero no sólo eso: de la creatividad y la colaboración, unidas por la tecnología, han nacido también nuevas formas de invertir en proyectos y de conseguir financiación. Opciones que benefician sobre todo a las pymes que tras la crisis enfrentaron dificultades para acceder a créditos bancarios. Y también a los emprendedores con muchas (y grandes)  ideas, pero pocas vías para su financiación.

Entre estas opciones, quiero hablaros especialmente de la coinversión o financiación colectiva, un fenómeno ya implantado Estados Unidos y que está brotando con fuerza en Europa. Según un reciente informe elaborado por la Universidad de Cambridge y KPMG, el mercado de inversión-financiación alternativa online en Europa creció un 92% sólo el año pasado, alcanzando un volumen total de 5.531 millones de euros en 2015. Las modalidades que registraron mayor actividad fueron la del crowdlending entre particulares -que representó un 36%- y la del crowdlending de particulares para pequeñas y medianas empresas, que supuso un 21% de toda esta actividad.

Para acceder y practicar el crowdlending tradicional, tenemos opciones que van desde el Lending Club, la mayor plataforma de crowdlending del mundo, hasta Loanbook, Funding Circle o Arboribus, ejemplos de plataformas online de préstamos a empresas que operan en España. Si os interesa conocer nuevas modalidades de crowdlending, que hayan apostado para diferenciarse sobre todo por la creatividad, os dejo varias propuestas:

– El modelo de devolución en especie que promueve la red TrocoBuy, pioneros en este sistema. Actualmente son capaces de facilitar créditos comerciales de 3.000 a 300.000 euros a emprendedores, autónomos y pymes. Su forma de funcionar es la siguiente: la plataforma concede créditos a las empresas que así lo deseen para adquirir productos y servicios que deberán comprar a las compañías que conforman la red de empresas creada por TrocoBuy. La empresa que se beneficia de este crédito –que no generará intereses ni gastos adicionales– deberá devolverlo en especie, es decir, poniendo a disposición de esta red de empresas sus productos o servicios.

– Una vía de micromecenazgo que aprovecha al máximo las nuevas tecnologías es la basada en el playfunding, una innovadora opción que basa su apuesta en buscar el compromiso entre empresas y usuarios para impulsar proyectos. Una de las compañías pioneras en la práctica del playfunding es Helplays, plataforma que conecta a empresas ‘veteranas’ que quieren promocionarse con nuevas empresas que buscan darse a conocer sin gastar mucho dinero.

Como el concepto es nuevo y complejo, pongamos como ejemplo a un nuevo grupo de música que quiere dar a conocer su nuevo disco. A través del playfunding, el grupo puede ofertar a empresas ‘veteranas’ o asentadas en el sector –por ejemplo, Spotify– la posibilidad de anunciarse en su página web de forma gratuita. Si estos anuncios consiguen suficientes clicks –hasta llegar al objetivo promocional fijado por la empresa veterana– la retribución a los nuevos emprendedores se hará en forma de descuentos o promociones en cualquier formato.

– Otra forma de financiación alternativa especialmente pensada para pymes es el Crowdfactoring o la inversión en descuentos de pagarés. Consiste en prestar dinero a las empresas de manera directa,  sin intermediarios de por medio. A través de esta nueva práctica, los inversores pueden acceder a pagarés –hasta ahora casi exclusivos de las entidades financieras y las compañías privadas de descuento– y además tienen la opción de diversificar los riesgos inherentes a cualquier inversión desde importes muy bajos.

Una de las pioneras en este campo es Circulantis, una plataforma de financiación donde pymes y autónomos consiguen financiación de un conjunto de inversores que buscan rentabilidad con un riesgo controlado. Para ello, las primeras aportan la garantía de sus créditos comerciales a cobrar de sus clientes solventes mediante el descuento de pagarés o facturas. Pero si quieres conocer más en profundidad esta opción de conseguir dinero, te aconsejo ver este video, donde Guillermo González-Fleitas, CEO de Circulantis, explica su proyecto.

 

 

 

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal