Autónomos y emprendedores

4ª Lección. Cómo crear una startup de éxito que revolucione la industria cultural

Compartir
startup-exito-industria-cultural

Cuántos libros no se habrán escrito por falta de financiación. Cuántos lienzos se quedaron en blanco, cuántos conciertos o encuentros sin organizar. Y esas canciones que nunca escuchamos porque alguna discográfica decidió sin consultar que no nos iban a gustar ¿Cómo sonarían? Si somos lo que comemos, también somos los que consumimos en el mercado cultural. ¿No es justo que podamos elegir el disco, película o texto que preferimos ‘degustar’?

Algo parecido debió pensar Yancey Strickler, periodista musical, cuando se sumó al proyecto Kickstarter, una plataforma creada en 2013 por Perry Chen y Charles Adler para poner en contacto a artistas con ‘mecenas’ con deseos de financiar proyectos creativos de cualquier  naturaleza, desde películas, juegos o música, hasta obras arte,  teatro, moda o tecnología.

No importaba el tamaño ni la envergadura del proyecto: lo esencial era que la idea gustara a su potencial consumidor,  convertido, de la noche a la mañana, y gracias a esta innovadora iniciativa, en ‘mecenas’ del producto cultural que él mismo había escogido para consumir. En constructor de su propio ‘menú intelectual’ y del futuro cultural  de sus contemporáneos.

Lo que comenzó como tantos otros proyectos de fin de semana, que compagina cualquier emprendedor con un ‘trabajo serio’, se convirtió en pocos años en el proyecto central de la vida de Strickler y de sus socios, cambiando también las de muchas otras personas además. Más de 10,8 millones de mecenas han financiado, hasta ahora, al menos un proyecto propuesto en Kickstarter. Más de 3,4 millones de ellos colaborando con más de una idea.

En total, casi 2.400 millones de dólares han hecho realidad más de 100.000 proyectos diferentes, entre ellos seis películas nominadas a premios de la Academia y un cortometraje documental premiado con un Oscar. También por esta vía se han logrado financiar varios discos ganadores de Premios Grammy y obras de arte que han conseguido entrar por la puerta grande en espacios de exposición tan relevantes como el MoMa. No está nada mal.

Como sus propios creadores cuentan, patrocinar un proyecto es mucho más que darle dinero a un artista para que pueda crear. Es apoyar el sueño de construir algo nuevo que se desea que exista. Es mucho más, incluso, que unificar el concepto de las 3Fs (Family, Fools and Friends) y darle dimensión global. Se trata de trascender, de aportar algo de valor al mundo. Con esta bandera, los creadores de Kickstarter decidieron el año pasado convertir su empresa en una Benefit Corporation, es decir, en una compañía que se dedica a generar ganancias pero que, al mismo tiempo, está obligada a buscar con sus acciones un impacto positivo en la sociedad.

Un emprendedor de éxito que ha logrado, en tiempo récord, crear una startup con la que ganar dinero y además, poner su granito de arena para que todos puedan cambiar el mundo…o al menos aportar lo que quieren que forme parte del universo cultural. Si quieres saber cómo lo han hecho o te quieres inspirar, buscar el valor que te hace falta para lanzarte a la piscina con la idea que te ronda por la cabeza, Yancey Strickler, cofundador y actual CEO de Kickstarter nos acompañará en el próximo Sage Summit 2016, que se celebra del 25 al 28 de julio en Chicago.

¿Te lo vas a perder?

 

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal