Autónomos y emprendedores, Management y talento

1ª Lección. Cómo contagiarse en 3 días del instinto emprendedor de Richard Branson

Compartir
richard-branson-instinto-emprendedor

 

¿Estamos los humanos preparados genéticamente para desempeñar en nuestras vidas ésta u otra actividad? ¿Existirán asalariados de cuna o esos famosos emprendedores natos? Como una vez os conté en este blog, en mi opinión hay tantos emprendedores diferentes como motivos se puedan encontrar para poner en marcha un negocio. Sin embargo, en esta ocasión, me gustaría hablaros de un tipo de emprendedor concreto: del aventurero. Quiero hablaros de Richard Branson, un verdadero animal de negocios con instinto emprendedor.

Porque precisamente Branson, con el que contaremos en Sage Summit 2016, parece poseer todos los elementos que hablan de la verdadera genética de emprendedor, patente desde el primer momento. Con tan sólo 15 años de edad, problemas de aprendizaje y una relación tensa con la autoridad, abandonó los estudios para montar sus dos primeras empresas. Con ellas obtuvo sus primeros dos fracasos.

Sin embargo, su tercer proyecto le trajo el éxito y, a partir de ahí, su carrera en los negocios ha sido, sigue siendo, meteórica y sobre todo, un admirable ejemplo de emprendimiento en cadena, audacia y tenacidad. Ha creado más de 360 compañías y en sectores tan dispares como la música, las aerolíneas, el ferrocarril, las finanzas, la telefonía móvil o las bebidas azucaradas. Y cómo no, ya se está haciendo un hueco en el sector del turismo espacial desde Virgin GalacticHasta el infinito y más allá.

Y a pesar de que este grupo pudiera parecer a simple vista una amalgama de empresas sin estrategia o sentido común, no es así en realidad. Lo que une a todas estas compañías, además de su mítica marca, es el particular instinto emprendedor del empresario que las ha creado, cuya máxima es hacer las cosas de manera diferente al resto.

Cuando Virgin entra en un sector, cuestiona lo establecido, reescribe las normas y se mueve en el mercado como lo hace el propio Branson en el mundo emprendedor: con audacia, sin miedo a lo establecido, con el instinto de un animal que se sabe rey de la selva a pesar de ser, en realidad, el recién llegado. Y eso genera asperezas inevitables, pero también crecimiento, mejora, beneficios y empleo. Tras el “ataque” de Virgin a una industria, contó el propio Branson una vez, nada vuelve a ser como antes.

Esa particular forma de competir es, a mi juicio, la seña de identidad de este grupo y de su creador, lo que les hace diferentes al resto y sitúa a Virgin entre las grandes empresas de éxito. Y si esas cosas no se pueden aprender por ser innatas, que no lo tengo muy claro, quizá sean contagiosas de una forma particular, como lo son la ilusión, el compromiso o la energía positiva. Por eso os invito a contagiaros del instinto emprendedor de Branson en nuestra cita de Chicago. ¿Te apuntas?

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal