Management y talento, PYMES, Transformación digital

Estrategia y talento, piezas clave de la digitalización empresarial

Compartir

Falta de inversión, de un buen manejo de la información relevante para la toma de decisiones y escasa preocupación por diseñar una estrategia que guíe a toda la compañía hacia un único objetivo. Son los puntos débiles de la empresa española en su camino hacia la digitalización y los ha identificado la última encuesta mundial sobre el coeficiente digital realizada por PwC con las opiniones de más de 2.000 directivos de 51 países, entre ellos España.

El informe, que constata que 2015 está siendo un punto de inflexión en la apuesta de las empresas por su propia digitalización, señala también que –a pesar de estas flaquezas– las compañías españolas superan a la media en el nivel de compromiso de sus directivos en este proceso. Y fija el coeficiente digital de la empresa nacional en los 77,5 puntos, nota ligeramente superior a la media global pero inferior a la de las compañías más avanzadas. ¿Y por qué invierten las empresas españolas en digitalización?

Sobre todo para mejorar la atención al cliente e incrementar beneficios. Sin embargo, pocos directivos destacan otras ventajas también reales, como el ahorro de costes, la mejora en reputación o la posibilidad de innovar en productos. Pocos parecen ser conscientes de que digitalizarse no es una opción, sino una necesidad. Que implica la transformación holística de toda la organización. Que requiere fondos y  una hoja de ruta que diga que la meta es construir el futuro.

En su abordaje del proceso hacia la madurez digital, muchas compañías se están dedicando, en estos momentos, a trabajar en la digitalización de los puntos de contacto con el cliente, lo que en el Modelo de transformación digital de Roca Salvatella se ha dado en denominar el tercer eje de la digitalización de un negocio. Sin embargo, como constata la encuesta, se están olvidando de contar con una visión empresarial previa que guíe todo el proceso de forma transversal. Una hoja de ruta que anticipe amenazas, identifique oportunidades y cubra brechas.

Retrasan también ocuparse de tareas como digitalizar servicios y productos, cambiar el modelo de negocio o  preparar el paso a la cultura digital. Y sobre todo, se olvidan de apoyar al talento: Las personas, como parte de todo engranaje, también deben ‘digitalizarse’, innovar y ganar competitividad. Según el informe sobre el talento en la organización digital de Capgemini Consulting, el 77 % de las compañías considera que las competencias digitales son el principal obstáculo en su carrera hacia la transformación. Unos 85.000 empleos se quedarán sin cubrir este año por falta de personal cualificado en TIC, ha dicho recientemente Juan Ramón Alegre, director de Educación de Microsoft España.

¿Están las organizaciones intentando ‘saltar’ este obstáculo ofreciendo a sus empleados planes de formación? ¿Qué se está haciendo para preparar el perfil de profesional que pide el mercado? Las personas son, sin duda, el principal valor de las empresas y la digitalización, una carrera de fondo en la lucha por sobrevivir en un entorno de cambio. Que plantea retos, pero también multiplica las posibilidades. Cambio significa oportunidades. Vamos a aprovecharlas.

 

0 Comments
Compartir

Luis Pardo Céspedes

    Responder tu comentario:

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados.*

    Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario













    Ver política de privacidad y aviso legal